Enardecidos pobladores queman vivo a cinco presuntos abigeos

Entre las víctimas habría un hombre y sus dos hijos. Tres de los cuerpos fueron hallados dentro de un auto calcinado y otros dos a pocos metros.
12 Noviembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/11/fotoweb-102-1280x720.png

En un hecho espeluznante, cinco personas fueron quemadas viva en un apartado paraje del anexo de Patacancha, en el distrito de Paccha, Jauja. Las víctimas tenían sus extremidades amarradas con cuerdas, y los autores sería un grupo de pobladores “que habrían confundido a sus víctimas con un grupo de abigeos”.



Los cuerpos de tres de las víctimas fueron encontradas dentro de un auto Probox, y otros dos a pocos metros con quemaduras graves y heridas en la cabeza que le habrían provocado la muerte.

La policía trata de establecer el porqué de una reacción tan brutal y premeditada. Al cierre de esta edición toma fuerza la hipótesis de que los asesinados habrían estado involucrados con una banda de ladrones de ganado, versión que la policía no ha podido confirmar.


Sin embargo, el juez de paz del distrito de Paccha Serapio Espíritu Loli, descartó que se tratara de un caso de asesinato de abigeos, a pesar que por la zona, los robos de ganado ovino y vacuno se hizo común durante los últimos meses.

Las autoridades que encontraron los restos en el paraje de Huachuacorral denunciaron el caso a la policía que llegó al lugar al mando del alférez PNP Jhonatan Atapoma. Posteriormente personal de la Oficina de Investigación Criminal (Oficri) de Huancayo, dispuso el levantamiento de los cuerpos.

Las informaciones de la prensa regional señalan que unos 40 minutos en carro del anexo de Patacancha, se halló el auto Probox de placa W1Q-695. En su interior, estaban los restos calcinados del chofer Adler Ángel Chulluncuy Centeno (37), Leandro Leonardo Blas Samaniego (19) y Teodoro Jorge Samaniego Carlos (47). A pocos metros del vehículo habían otros dos cuerpos con heridas y quemaduras en la cabeza, pertenecientes los hermanos Neysser Cirilo (18) y Nolberto Jorge Samaniego Santana (21), quienes aún tenían las sogas sujetadas a sus manos.

El representante de la Fiscalía Provincial Corporativa de Jauja José Bastidas Cajahuaringa, verificó el levantamiento de los cuerpos, tras lo cual señaló que “será difícil determinar la identidad de todos los cuerpos por el grado de quemadura que tienen, al parecer uno de ellos tenía documentos pero con diferentes nombres en cada uno de ellos”, señaló el fiscal adjunto.

Dato

Cuando trasladaban los cuerpos a la morgue de Hualhuas, llegaron los familiares de algunas de las víctimas, quienes afirmaron que al promediar las 10:00 de la noche del sábado recibieron una llamada telefónica de sus parientes, dándoles a conocer que habían sido retenidos por unos pobladores, acusándoles de abigeato. Fue la última comunicación que tuvieron con los asesinados.