En Lima y la sierra, las mujeres se pronunciaron por la independencia

Las mujeres tuvieron un papel gravitante en la lucha por la independencia. Las Toledo de Concepción dieron ejemplo de heroísmo al derribar un puente.
29 Julio, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/07/mujeres-independencia-Exitosa.jpg

Las mujeres tuvieron un papel gravitante en la lucha por la independencia, y aunque no dirigieron tropas ni combatieron masivamente en los campos de batalla, tanto en la costa como en la sierra hicieron sentir su presencia en contra del dominio realista.


En la sierra, las Toledo de Concepción, como se identifica a doña Cleofé Ramos y sus dos hijas María e Higinia Toledo, dieron una lección de heroísmo el 12 de abril de 1821, cuando cortaron un puente colgante e impidieron el cruce de las tropas del general Valdes a la margen derecha del rio Mantaro.

También puedes leer: San Martín proclamó la independencia del Perú en las cuatro plazas de Lima


Para esa fecha, era conocida la ferocidad con que los jefes españoles castigaban a las poblaciones rebeldes, con más saña si eran indígenas. Las Toledo no se arredraron y, al tumbarse el puente con ayuda del pueblo de Concepción también le infligieron bajas a la división realista.

En represalia, Valdes ordenó incendiar Concepción, en el centro de Junín y se ejecutó a los pocos que no pudieron huir del pueblo.

Miles de mujeres indígenas igualmente sirvieron al lado de sus esposos, novios, hermanos o hijos que fueron enrolados en las divisiones patriotas o formaron ellos mismos ejércitos que se opusieron a las tropas realistas, como pasó en Jauja y Ataura.

Ellas eran las rabonas y muchas de ellas sufrieron el destino de sus seres queridos que, armados con machetes, hondas o macanas, se enfrentaban a las divisiones bien armadas del ejército realista que, entre 1820 y 1821, eran mandos por los coroneles Ricafort y Carratalá en el centro del país.

También puedes leer: El MUNA abre sus puertas con una espectacular ceremonia

Menos azarosa pero igualmente peligrosa fue la actitud que asumieron las mujeres patriotas en Lima, quienes de una u otra forma colaboraron para que el ejército argentino-chileno de San Martín, reforzado con reclutas y oficiales peruanos, pudieran ingresar a Lima y declarar la independencia del Perú.

El 12 de enero de 1822, en pleno Protectorado, San Martín reconoció y distinguió con medallas de oro, con el lema “Al patriotismo de las más sensibles”, a 122 mujeres, entre ellas las conocidas Rosa Campuzano y Manuela Saénz, esta última la “libertadora del libertador” por su vínculo con Bolívar.