En la penitenciaría de Lima vio la luz poemario de ‘Trilce’

Acusado falsamente, vate peruano César Vallejo escribió su más grande obra.
17 Mayo, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/05/Trilce-poemario-penitenciaría-Lima-Exitosa.jpg

Hace cien años César Vallejo luego de permanecer en 1920 y 1921 en una cárcel de Trujillo, donde fue acusado falsamente, es que nuestro más grande vate peruano diera a luz a Trilce, un poemario que rompió esquemas y que en un principio no fue valorado. No fue en 1922, hace cien años que en la Penitenciaria de Lima aparecería la primera edición de esta obra la cual fue financiada por el propio poeta peruano e impreso por reclusos del panóptico de Lima.

Con expresiones similares a las de José Martí sobre Versos libres, Vallejo se hizo “responsable” por aquel cuaderno, que sabía herético, lleno de frases coloquiales, neologismos, faltas deliberadas de ortografía, giros escatológicos e imágenes delirantes, tal como reseña el diario La Razón de México.

“Tanto sus palabras sobre Trilce como el prólogo de Antenor Orrego parecían confesiones y disculpas por un pecado de libertad. Orrego, brillante pensador y político peruano, que luego formaría parte del núcleo intelectual del APRA, decía que Vallejo había “destripado los muñecos de la retórica” y había “hecho pedazos todos los alambritos convencionales y mecánicos” de la poética modernista”, refiere la publicación.

Orrego, Luis Alberto Sánchez, José Carlos Mariátegui y otros ensayistas que celebraron el poemario de Vallejo, contra un contingente de críticos escandalizados, estaban convencidos de que con Trilce la vanguardia se instalaba en la poesía latinoamericana, dejando atrás el canon modernista presidido por Rubén Darío.

El propio Vallejo sugirió esa ruptura, aunque no aludiendo a Darío sino al poeta simbolista y parnasiano francés Albert Samain. El arranque del poema LV de Trilce decía: “Samain diría el aire es quieto y de una contenida tristeza/ Vallejo dice hoy la Muerte está soldando cada lindero a cada hebra de cabello perdido”. La muerte, el sexo, la locura y el cuerpo alcanzaban, en aquel cuaderno, una presencia inusitada para la poesía latinoamericana.