En Familia | Todo lo que debes saber sobre la bronquiolitis

La bronquiolitis ataca con frecuencia a los niños pequeños. Empieza como un resfrío común, pero puede agravarse y provocar dificultades para respirar.
3 Octubre, 2021
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/10/bronquiolitis-Exitosa.jpg

La bronquiolitis es una obstrucción bronquial –o infección pulmonar– común niños pequeños y bebés. Suele estar precedida por un cuadro similar al resfriado común y en casos severos se recomienda la hospitalización del niño para evitar complicaciones.

El doctor Carlos Mendoza, neumólogo pediatra de la Clínica Ricardo Palma, explicó que esta enfermedad es causada por infecciones virales, principalmente por rinovirus y virus sincitial respiratorio. También por virus respiratorios como influenza, adenovirus, coronavirus, entre otros.

También puedes leer: Seis mitos sobre el virus del papiloma humano

Síntomas frecuentes

Los síntomas, que pueden durar de 1 a 3 días, son congestión nasal, tos y fiebre leve. Posteriormente, el pequeño puede manifestar dificultad para respirar caracterizada por aumento de la frecuencia respiratoria, sibilancias (silbido de pecho), hiperinsuflación torácica (pecho inflado) y retracciones (hundimiento de costillas).

Signos de alarma

Mendoza sostuvo que un niño con bronquiolitis presenta una respiración acelerada y dificultosa, deshidratación, letargo, labios o piel azulada y hundimiento de costillas. Por ello, es muy importante que los padres de familia reconozcan sus signos, a fin llevarlo a un centro de salud con rapidez.

Claves preventivas

  • Reforzar la lactancia materna para aumentar las defensas del menor.
  • Evitar el tabaquismo materno, sobre todo durante la gestación.
  • Cumplir la cartilla de vacunación del bebé.
  • Uso de anticuerpos monoclonales contra el virus sincitial respiratorio.

También puedes leer: Te enseñamos la receta del riquísimo turrón de doña Pepa en 6 pasos

  Tratamiento

Consiste en hospitalizar al menor para ayudarlo a respirar y mantenerlo hidratado. Se le administra oxígeno, dependiendo de la severidad, y pequeños volúmenes de líquidos o comidas.