En Familia | Todo lo que debes saber sobre el acné en adultos

Esta afección cutánea puede obedecer a distintas causas, como factores genéticos, cremas, uso de la mascarilla, entre otros.
1 Agosto, 2021
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/08/acne-adultos-Exitosa.jpg

Aunque el acné es una afección dermatológica multifactorial frecuente en adolescentes, también puede aparecer en la etapa adulta y ocasionar un sinnúmero de molestias. Frente a esta situación, el dermatólogo Carlos Sordo, de la Clínica Ricardo Palma, nos despeja algunas dudas sobre este problema de piel.

Explicó que esta afección cutánea se presenta en personas de 25 años o más, cuando los cambios hormonales y fisiológicos propios de la pubertad han concluido. En los adultos de entre 25 y 34 años tiene una prevalencia de hasta el 10%, mientras que en aquellos de 25 a 44 años, es de 3% a 5%. El 80% de las veces afecta a mujeres.

También puedes leer: Claves para vivir un buen viaje con los amigos

  ¿Por qué aparecen?

Aparece principalmente por factores genéticos que predisponen su desarrollo y por causas diversas. Por lo general, es de grado leve a moderado, con lesiones de tipo papular (protuberancias), eritematosas e inflamatorias. Se ubican en el rostro –casi siempre en las mejillas–, alrededor de la boca y mandíbula.

Dependiendo de la severidad del acné, puede ocasionar lesiones inflamatorias y dolorosas, causando cambio físico importante y generando un impacto psicológico en el paciente. También puede producir manchas y cicatrices, por lo que se recomienda un tratamiento precoz para aliviar las molestias y minimizar las secuelas.

También puedes leer: Tres sencillos consejos para estar más activo y motivado

  Tratamiento

Sordo resaltó la importancia de investigar la causa que origina el acné para combatirlo de manera eficaz. Por ejemplo, uso de mascarillas, cosméticos, cremas, ingesta de medicamentos, estrés, alteraciones hormonales, entre otros.

Cuando existen antecedentes familiares de acné se debe llevar una vida saludable, seguir una dieta balanceada y estar atentos ante las apariciones de lesiones. El tratamiento convencional es con antibióticos y retinoides tópicos o sistémicos, así como con elementos de cuidado facial y estético.