En Familia | Sepa qué es el síndrome del intestino irritable y cómo evitarlo

Este síndrome se caracteriza por presentar síntomas como dolor abdominal, diarrea y estreñimiento. Se recomienda mejorar la alimentación.
20 Junio, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/06/sindrome-intestino-irritable.jpg

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno intestinal crónico que se caracteriza por dolor abdominal recurrente en la evacuación y cambios en la frecuencia y consistencia de las deposiciones. Se trata de una condición muy frecuente y es motivo recurrente de consultas.


Cynthia Bazán, gastroenteróloga de la Clínica Ricardo Palma, explica que este mal está asociado a fibromialgia, trastornos digestivos funcionales y estrés; sobre todo en personas con alteraciones psicológicas que incluyen ansiedad y depresión. Es más común en mujeres y suele presentarse en adultos jóvenes.

También puedes leer: Actividades recomendadas para un Día del Padre sin contagios


  Síntomas frecuentes

Entre ellos destaca dolor de abdomen asociado a las evacuaciones, diarrea y estreñimiento. Suele ser difuso, similar a un cólico, punzante, opresivo, de intensidad variada y generalmente desaparece tras la defecación. Otros signos son distensión abdominal, gases y eructos.

A pesar de ser benigna, sus síntomas persistentes, mal controlados y limitaciones impuestas por la patología pueden tener un impacto negativo en la calidad de vida de quien lo padece, afectando sus actividades personales y sociales. Esta situación puede empeorar sus signos.

  Prevención

Bazán recomienda mantener una dieta adecuada y un estilo de vida saludable. De igual forma, es fundamental aprender a controlar el estrés y la ansiedad; ya que pueden empeorar la sintomatología. Es importante que el paciente converse con su médico sobre su grado de tensión, a fin de decidir el tratamiento más adecuado.

También puedes leer: ¿Se puede aliviar el dolor de próstata sin cirugía?

  Tratamiento

Está orientado a disminuir el dolor y controlar los síntomas más predominantes. Esto incluye modificaciones en el régimen nutricional, estilo de vida y, algunas veces, uso de fármacos: antiespasmódicos, antidiarreicos, laxantes, así como, antidepresivos y ansiolíticos (siempre con prescripción médica).