En Familia | La importancia de la vacuna contra el VPH

El virus del papiloma humano puede producir cáncer de cuello uterino y otros males en mujeres, pero también afecta a varones. Sepa a partir de qué edad se puede vacunar.
18 Julio, 2021
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/07/VPH-vacuna.jpg

Cada día en el Perú fallecen entre 5 a 6 mujeres por algún tipo de cáncer relacionado con el virus del papiloma humano (VPH), infección de trasmisión sexual altamente contagiosa que afecta al 90% de la población en algún momento de su vida. Lo que pocos saben es que podría ser completamente prevenible a través de la vacunación.

Esta vacuna es gratuita a la fecha para las niñas de entre 9 y 13 años en cualquier centro de salud público. Sin embargo, durante este año el 89.6% de estas menores no han sido vacunadas, por lo que estarían en riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino, cáncer de vagina, entre otras neoplasias.

También puedes leer: Claves para entender el etiquetado de los alimentos

  ¿Quiénes pueden vacunarse?
  1. Niñas y adolescentes: Las menores de entre 9 a 13 años deben recibir dos dosis de esta vacuna, la cual debe ser administrada en un lapso de 6 meses. Los padres que deseen vacunar a sus hijas solo deben acudir al centro de salud más cercano a su domicilio.
  2. Mujeres jóvenes y adultas: En mujeres desde los 14 a 45 años, la vacuna se aplica por medio de 3 dosis, con intervalos de 2 y 6 meses de la primera dosis. Este grupo puede acceder a la vacuna de forma privada en clínicas y otros centros.
  3. Niños: Los niños de 9 a 13 años también acceden a la vacuna de forma privada. Deben recibir la tetravalente que brinda protección de 4 tipos de VPH (6, 11, 16,18), a través de 2 dosis con un intervalo de 6 meses entre la primera y segunda dosis.
  4. Adolescentes y adultos: Los varones de 13 a 37 años deben recibir la vacuna nonavalente, que brinda protección de 9 tipos de VPH (6,11,16,18,31,33,45, 52,58). Se aplica en 3 dosis con intervalos 2 y 6 meses de la primera dosis.

También puedes leer: La relación entre el estrés de los padres y el comportamiento del niño