En Familia | El problema de la adicción a los videojuegos en adolescentes

Según un especialista del INSM, los adolescentes no deben jugar más de dos horas al día. Los padres deben poner límites y estar alertas al tipo de juego que usan.
11 Julio, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/07/adiccion-videojuegos.jpg

Los niños y adolescentes no deben pasar más de 2 horas por día en los videojuegos pues, en caso contrario, el exceso puede generar dependencia, alterar la socialización y afectar el desempeño académico y familiar. Así lo manifestó el médico psiquiatra del Instituto Nacional de Salud Mental (INSM), Paulo Ruiz Grosso.


Explicó que su uso excesivo puede conducir a la adicción y producir en los adolescentes alteraciones en la conducta, episodios de violencia e irritabilidad. Uno de los indicadores de una conducta adictiva es el comportamiento compulsivo de seguir jugando, dejando de lado las obligaciones escolares o académicas.

También puedes leer: ¿Cómo prevenir que los hijos sufran de ciberbullying?


  ¿Cómo controlarlos?

Ruiz Grosso plantea a los padres “negociar” con sus hijos; decirles que pueden pasar determinado tiempo con los videojuegos, siempre y cuando cumplan sus labores escolares y los deberes del hogar. Además, deben estar alertas al tipo de juegos que usan porque no todos son adictivos.

Los juegos gratuitos son los que tienen mayor posibilidad de crear una dependencia, porque presentan mecanismos de recompensa al uso continuo. Gianfranco Chiappe, psicólogo de Cedro, pidió procurar que los hijos no elijan juegos que no son para su edad, pues podría llevarlos a convertirse en una persona hipersexual, violenta o irritable.

También puedes leer: Sepa cuáles son las cuatro alergias más comunes

  Adolescentes más vulnerables

Los menores que tienen mayor predisposición a generar una adicción a los videojuegos son aquellos que padecen de fobia social, bullying y miedo a exponer  en clase. Otros grupos vulnerables a desarrollar este problema son los que tienen baja autoestima, ansiedad, falta de habilidades sociales y depresión.

Frente a esta situación, se recomienda que el joven aprenda a organizar mejor sus actividades académicas y de recreación.