En Familia | ¿Cómo mejorar la comunicación entre padres y docentes?

Una buena relación entre padres y maestros es esencial para mejorar la educación del niño o niña. Expertos recomiendan evitar la negatividad.
18 Octubre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/10/Cómo-mejorar-la-comunicación-entre-padres-y-docentes.jpg

Los padres de familia tienen el derecho y el deber de estar involucrados en el proceso educativo de sus hijos. En tal sentido, el trabajo en equipo entre los docentes y los progenitores es fundamental para mejorar la formación de los menores, fomentar los talentos que estos tienen y contribuir así con la sociedad.



También puedes leer: En Familia | 5 alimentos peruanos ideales para mejorar las defensas

Durante el año escolar a distancia debido a la pandemia, esta relación cordial es aún más importante. La comunicación entre padres, apoderados y maestros deber ser fluida y constante, buscando siempre la mejoría del proceso educativo. Para lograrlo, Elsa Ramos, Psicóloga de Ediciones Corefo, brindó algunas recomendaciones.


1. Evita la negatividad: De nada sirve quejarse y ser muy críticos con las personas. Los padres deben proponer soluciones con frases como “yo pienso que el curso debe llevarse de una manera diferente” o “creo que se podría implementar”.

2. Reconoce su esfuerzo: Si tienes algún problema, reconoce primero el esfuerzo del profesor en adaptarse a este nuevo sistema. Conversar con él los ayudará a afinar detalles; no se trata de un conflicto, sino de un proceso conjunto de mejora.

3. Confía en el docente: Más allá de cualquier diferencia, recuerda que el maestro es un profesional y quiere lo mejor para tu hijo o hija. La falta de confianza -o incluso de respeto- puede quebrar una buena relación entre padres y maestros.

4. Reconoce tu responsabilidad: No todo lo que ocurre es culpa o problema del docente. Respeta su opinión, acepta sus consejos y aplícalos. Es más, consulta al profesor o profesora cómo puedes ayudar a tu niño.

5. Respeta a tu hijo: Todo niño es capaz de aprender, tal vez a un ritmo distinto o con herramientas diferentes. Lo peor que un padre puede hacer es pensar que su hijo es incapaz o castigarlo. Por el contrario, deben crear un plan para motivarlo.