En el Perú hay una justicia para Jessica Tejada y otra para los señorones de la construcción y políticos 

Jessica Tejada ha estado dos años y tres meses en la cárcel separada de su familia, y nadie abrió la boca por eso. ¿Por qué? Porque no es Pepe Graña, pues.
13 Junio, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/06/lucar-tejada.jpg

¿Sabe usted quién es Jessica Tejada? Tal vez lo que se acuerdan de lo que hizo por nuestro vóley, aquellos amantes de este deporte extraordinario que tanta satisfacciones nos ha dado. Pero Jessica Tejada está presa y debe salir hoy, después de haber cumplido dos años y tres meses de prisión preventiva.

¿Usted se acuerda si algún líder de opinión, algún constitucionalista, alguna de esas leyendas de la jurisprudencia ha salido a abrir la boca sobre si era justo o no era justo que esta mujer estuviera en prisión preventiva? Ella era la pareja del señor Cuba que estaba metido hasta el cogote en las trafas del tren eléctrico del señor Alan García. Y como era su pareja, en determinado momento a ella la usa para hacer algunos trámites, y eso la convierte en el peor de los casos en una pieza absolutamente menor del mecanismo de corrupción.

Pero la señora ha estado dos años y tres meses en la cárcel separada de su familia, y nadie abrió la boca por eso. ¿Por qué? Porque la señora no es Pepe Graña, pues. Pepe Graña, el socio del señor Jorge Barata, el que armaba todos los negocios a espaldas del país y para perjudicar a todos los peruanos. ¡Y no tiene impedimento de salida del país! Es decir, el señor se sube a un avión ahorita y va a donde le dé la gana sin ningún impedimento.

¿Cuál es la lógica de nuestra justicia? Tenemos a una mujer que es una pieza absolutamente insignificante del mecanismo de corrupción, es más bien una víctima de la situación y está con prisión preventiva dos años y tres meses. Y en el otro lado, tenemos a los señorones del mundo de la construcción y los políticos sin prisión preventiva. Eso es lo que está ocurriendo en el Perú, hay dos justicias: la justicia de la gente común y corriente y los privilegiados.

Las cosas tienen que cambiar en la justicia, y el doctor José Luis Lecaros tiene que hacerse cargo, porque si usted doctor Lecaros no cambia esa situación, tal vez que tengamos que empezar a pensar en que al que hay que cambiar es a usted.