El tarwi podría salvar las colecciones de los museos

Planta andina tiene propiedades para combatir el biodeterioro y los insectos.
27 Octubre, 2021
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/10/tarwi-museos-Exitosa.jpg

Los museos desempeñan un rol relevante en la educación sobre el patrimonio y la cultura, pero para mantener sus colecciones deben combatir y ralentizar procesos de biodeterioro naturales como la humedad, luz, contaminación, moho e insectos que amenazan los bienes culturales.


“La materia orgánica, normalmente, es degradada por insectos y microorganismos. Sin embargo, en el caso del patrimonio cultural, es necesario identificar las especies particulares que afectan las colecciones para poder desarrollar estrategias de protección contra las plagas”, explicó Juan Carlos Rodríguez, director del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC).

También puedes leer: Peruano es ganador absoluto en afamado concurso Operalia


“La aplicación de insecticidas o fumigantes directamente sobre las piezas no es una buena práctica, ya que puede deteriorar el bien cultural y afectar la salud del personal de manejo de colecciones”, precisa.

  El proyecto

Ante esta situación, el Museo Pachacamac, el Ministerio de Cultura, el Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio de UTEC y Tarwicorp desarrollan un proyecto que busca usar extractos de tarwi, planta andina tradicionalmente usada para repeler insectos, para desarrollar sustancias seguras que puedan proteger las piezas culturales.

Entre los metabolitos secundarios presentes en el tarwi se destacan los alcaloides, que se estima sirven de protección frente a insectos y agentes patológicos y podrían utilizarse como repelentes sostenibles, baratos y no tóxicos.

También puedes leer: Subasta de once obras de Picasso reúne más de 108 millones de dólares

“Un extracto de tarwi con altos niveles de alcaloides puede tener un efecto de repelencia y anti-alimentación en varios insectos que atacan colecciones orgánicas”, señala Diana Parada, investigadora del Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio.

Los investigadores han comprobado el efecto repelente de extractos obtenidos de hojas y semillas de tarwi sobre termitas y escarabajos que atacan los mates arqueológicos y otras piezas orgánicas.