“El referéndum para la reforma de la inmunidad ya no tiene lugar”

El expresidente del Tribunal Constitucional, Óscar Urviola, explicó que así se apruebe o no la reforma, esa consulta popular se daría solo con un nuevo proyecto.
11 Julio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/óscar-urviola-elecciones-tribunal-constitucional.png

La posibilidad de un referéndum para la reforma constitucional de la inmunidad ya no tiene lugar, según lo explicó ayer Óscar Urviola, expresidente del Tribunal Constitucional (TC) en diálogo con Diario Exitosa.

A decir de Urviola, todo depende ya de si el Congreso ratifica o no lo aprobado en la anterior legislatura. Por ahora dice: “Han mutilado la Constitución”.

-¿Qué pasará ahora con la reforma de inmunidad?

Lo que ahora debe pasar es que el pleno del Congreso proceda a ratificar o no la reforma constitucional sobre la inmunidad. Esto se va a producir en la segunda legislatura, que ya comenzó.

-¿Debe volver a debatirse en esta legislatura?

Este dictamen, que fue aprobado en la primera legislatura, ya no puede someterse otra vez a debate. Eso no es posible, porque no es legal. Si se ratifica, debe ratificarse así como está, sin adicionarle ni recortarle nada.

El tema es uno solo: se ratifica o no. Pero tal como se votó, así debe ser ratificado. No puede cambiar ni una coma.

-¿Eso por qué?

La Constitución exige dos legislaturas ordinarias inmediatas. Eso según el artículo 206 de la Carta Magna. Pero no se puede modificar nada
de cómo fue aprobado. Si algo se cambia ya es otro proyecto. Y habría que empezar de nuevo.

-Digamos que se aprueba tal como está. ¿Qué ocurre?

En ese caso todos los involucrados pierden su inmunidad de inmediato. Y ya no hay lugar a referéndum al haber sido aprobada la reforma en dos legislaturas contínuas.

-Por el contrario, de no aprobarse. ¿Cuál sería el escenario

Si eso ocurre, si no se ratifica su aprobación, el dictamen se archiva. Y todo vuelve al punto de inicio. Es decir, alguien tendría que presentar un nuevo proyecto de eliminación de la inmunidad, procederse a debate y ver si alcanza o no mayoría en la votación.

Pero esto ya tendría que darse en otra legislatura, ya no en esta. Pero, en este caso, tampoco procede el referéndum.

-¿El referéndum en qué caso procede?

No, el referéndum ya no procede. Así como están las cosas, ya no tiene lugar. Tendría que empezarse de nuevo, con otro proyecto.

-¿Por qué ya no procede de ninguna manera?

-Porque eso sucede cuando no es aprobado en primera instancia. En la primera votación, solo alcanzó 82 votos. Así, sí se podía llamar a referéndum.

Sin embargo, el Congreso reconsideró la votación y luego se aprobó con 110 votos, cuando la ley dice que debe ser con más de 87. Ahora solo prosigue la ratificación en segunda legislatura. Igual, el presidente Vizcarra se equivocó.

-¿Por qué? 

Porque el presidente no puede convocar a referéndum por este tema. Si la votación era menor de 87 a favor, entonces el propio Congreso
notifica al JNE. Es el JNE el que convoca a referéndum y lo comunica a la PCM, que tiene seis meses para realizarlo. El presidente no tenía por qué convocar a nada.

-¿Qué le preocupa de todo esto?

Que en el Congreso no se ha dado cuenta que se está pisoteando el equilibrio de poderes, que lo desarman, que no le interesa los pesos y contrapesos de poderes, tan necesarios en una democracia.

-¿Qué cree que han buscado los congresistas? 

Los líderes del Congreso no se han dado cuenta que así no se podrá gobernar en 2021. Estos congresistas no tienen visión de futuro inmediato ni menos mediato.

No ven más allá de sus narices. No han reparado en que han puesto en riesgo la estabilidad política. La inmunidad es una herramienta clave en el sistema democrático. Todos la tienen, España, Francia, Colombia… Estos parlamentarios no saben leer la Constitución.

-¿La inmunidad debe regularse y no eliminarse?

Acá el problema es quién la usa. Y uno ve que al Congreso llega gente inescrupulosa, con antecedentes penales. Al Parlamento debe ir gente honesta, sin temas penales, responsable a la hora de levantar la inmunidad.

Es que la inmunidad no es un privilegio, es una prerrogativa institucional para proteger al fuero, no a los congresistas.

-Pero solo los congresistas se han protegido con el dictamen.

Lo peor es que no solo elimina también la inmunidad a los miembros del TC, sino que les quita la inviolabilidad de voto y opinión. Esto no es una reforma. Han mutilado la Constitución y pisoteado el sistema democrático.

-Omar Chehade insiste en lo contrario. ¿Qué opina?

La actuación política de Chehade en todo esto no ha estado a la altura de sus funciones. Ha contribuido a perpetrar una violación constitucional. Él tiene que asumir su responsabilidad.

-Si se ratifica su aprobación, ¿quién puede hacer la acusación de inconstitucionalidad?

Procedería una demanda de legitimidad activa. La puede hacer el presidente de la República, el fiscal de la Nación, el Defensor del Pueblo, treintaitrés congresistas en conjunto, cinco mil ciudadanos a través de un documento o los colegios profesionales.

Creo que, en este caso, la podría hacer el Defensor del Pueblo o el propio presidente.

-Pero los miembros del TC actuarían ya sin inmunidad

Sí, pero el TC es el órgano de interpretación final de la Constitución. No actúa por una motivación subjetiva, sino por un interés público. Solo ve si las normas dadas están en armonía con la Constitución y ahí determina.

-¿Y cuánto demoraría ese proceso?

Por lo menos, unos cuatro o cinco meses.

-¿Cree que los congresistas reflexionen?

Tengo confianza de que así sea. He oído declaraciones. Ellos quieren postular en 2021 y se han disparado a los pies. Espero que ahora haya conciencia y responsabilidad.