El mito de la media naranja y el amor según los griegos

"Tu otra mitad", según relato de Aristófanes durante una fiesta en el año 416 A.C.
14 Agosto, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/08/mito-media-naranja-exitosa.jpg

La idea de que en algún lugar del mundo existe una persona que te complementa como ninguna otra es parte de una de las explicaciones más extrañas y encantadoras jamás inventadas sobre la razón por la que nos enamoramos.

También te puede interesar: Recomienda una nueva investigación contra Castillo por no entregar videosprófugos

Brotó de los labios del dramaturgo Aristófanes durante una fiesta un día del año 416 a.C. Estaba con algunos otros atenienses muy famosos, entre ellos el gran filósofo Sócrates, y su estudiante Platón escribió lo que sucedió en un diálogo maravilloso llamado “El Banquete” donde se examina la naturaleza del amor.

Toma la forma de un diálogo dramático en una cena en una casa privada y comienza con los invitados acordando que es mejor no beber demasiado. Luego deciden que cada 7 de ellos pronunciarán un discurso en alabanza del amor.

Sócrates, por ejemplo, señaló que aprender a amar es un paso hacia el descubrimiento de una belleza y una verdad superiores, como las que ofrece la filosofía.

Aristófanes inventó un mito explicando nuestra sensación de carencia. “Nuestra sensación de soledad hasta que encontramos nuestra otra mitad por medio de una nueva versión de los orígenes de la raza humana”, cuenta la profesora de Clásicos de King’s College London Edith Hall, en la serie de BBC Radio 4 “Historia de las ideas”.

El hombre primitivo era redondo, su espalda y sus costados formaban un círculo; y tenía cuatro manos y cuatro pies, una cabeza con dos caras, mirando en direcciones opuestas. Eran también extraordinarios en fuerza y vigor”, contó Aristófanes, “y tenían un inmenso orgullo, hasta el punto de que conspiraron contra los dioses”.

Zeus se dio cuenta de que tiene que hacer algo para debilitarlos y hacerlos menos insolentes. Le ordenó a Apolo que los cortara por la mitad y los dividiera para siempre, de manera que cada humano quedara con dos piernas, dos brazos, una cabeza y estuviera constantemente tratando de encontrar su otra mitad. Así, ajustó en posición vertical y les giró la cabeza para que pudieran ver a su otra mitad al frente, pero sin unirse.

,Más noticias en Exitosa: