El asesinato de novela que sufrió escritor rumano exiliado en EE.UU.

Fascismo, mística y misterio en ajusticiamiento en un baño de una universidad.
22 Mayo, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/05/Ioan-Culianu-asesinato.jpg

Fascismo, mística y misterio: quién era Ioan Culianu, el exiliado profesor y escritor rumano ejecutado en un baño de una universidad de EE.UU. Discípulo de Mircea Eliade, había descubierto entre los papeles del maestro escritos que lo vinculaban a los fascistas de Guardia de Hierro.


Docente de la Universidad de Chicago, el especialista en mística y magia —la policía investigó también si había sido un asesinato ritual— había criticado al nuevo gobierno de Rumania como un reciclado de cuadros de la era de Ceausescu. El asesinato ocurrió hace 30 años y el caso nunca se resolvió.

También puedes leer: Aplicaciones de citas ofrecen función para que usuarios mencionen si están vacunados


No es fácil matar a medio metro de distancia con un arma pequeña como la Beretta que se usó contra Ioan Culianu en un baño de la Universidad de Chicago, pero un profesional puede encararlo como un desafío interesante. Esa elección, además, confundiría a los investigadores: en los Estados Unidos el gremio de los sicarios prefiere armas de mayor calibre y un ámbito menos poblado que un edificio lleno de estudiantes en pleno horario de clases.

Culianu entró al baño y se encerró en el cuarto cubículo. El asesino avanzó hasta el siguiente, se trepó con cuidado al inodoro e igual de silenciosamente se inclinó sobre la pared plástica divisoria, apoyándose en la mano derecha. Con la izquierda apuntó y disparó.

Se descartó también un asesinato ritual o la venganza de alguna secta ofendida por los estudios de Culianu, aunque en el archivo del FBI hay un par de cartas catalogadas como “de chiflados” con pistas incomprobables.

También puedes leer: La BBC se disculpa por el engaño a la princesa Diana para lograr entrevista

El poeta rumano Dorin Teudoran y Wiesner confirmaron que Culianu recibía intimidaciones telefónicas y por correo, y también que solía tirarlas.

Quedaba, sola, la hipótesis del crimen político. “Era un exiliado rumano abiertamente opuesto al anterior régimen de [Nicolae] Ceausescu y a sus sucesores”, señaló Umberto Eco el escritor que vio el caso.