Ejecutivo declara de necesidad pública la inversión privada en la actividad minera

Decreto autoriza la inversión extranjera y peruana para adquirir derechos mineros dentro de los cincuenta kilómetros de zona de frontera.
2 Octubre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/05/minería.jpg

Comprometidos con el desarrollo de una industria minera competitiva, moderna y sostenible en el ámbito social y ambiental que genere desarrollo y crecimiento en las diversas regiones de nuestro país, el Gobierno declaró de necesidad pública la inversión privada en la actividad minera dentro de los cincuenta kilómetros de la frontera norte del país. La medida fue anunciada mediante Resolución Suprema Nº 008-2019-EM publicada en el diario oficial El Peruano.

En ese sentido, el Ejecutivo autorizó al Consorcio Minero ATE S.A.C (empresa minera con capitales canadienses y peruanos) a adquirir el derecho minero Cautivito VI, de una extensión mil hectáreas, ubicado en el distrito de Suyo, provincia de Ayabaca, Piura.

De esa manera la empresa con inversión extranjera y nacional queda habilitada para adquirir y poseer concesiones y derechos sobre minas y recursos complementarios para el mejor desarrollo de sus actividades productivas, dentro de los cincuenta kilómetros de la frontera norte del país.

La norma remarca además que el otorgamiento de la autorización se da en cumplimiento de las disposiciones y requisitos legales aplicables y con estricto cumplimiento de las obligaciones internacionales del Perú.

El dispositivo legal también remarca que la realización de la actividad minera se convierte en necesidad pública al constituir uno de los principales pilares de la economía nacional por representar un importante porcentaje del Producto Bruto Interno nacional (PBI), así como una fuente primordial de ingresos por concepto de exportaciones y de recaudación de impuestos.

Asimismo, pone énfasis en que el desarrollo de la industria configura una de las más importantes fuentes de empleo formal que tienen como compromiso el respeto de los estándares y condiciones mínimas de seguridad y salud ocupacional.