EDITORIAL EXITOSA I ¿Quién nos gobernará los próximos 5 años? ¿Conoce Ud. algún candidato?

El próximo gobierno será decisivo.
10 Julio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/EDITORIAL-EXITOSA-I-¿Quien-nos-gobernará-los-próximos-5-años-¿-Conoce-Ud.-algún-candidato.png

La carrera para renovar dentro de 9 meses el Gobierno peruano, incluyendo el Congreso, ha comenzado con la convocatoria a elecciones generales para el 11 de abril del próximo año. De acuerdo a lo que ha venido sucediendo con todos los últimos presidentes, procesados por corrupción, con rejas esperándolos para guardarlos por varias decenas de años, las posibilidades de que el próximo gobierno prosiga el mismo camino son altamente probables.



Dos viejos aforismos dicen que “nunca se puede cometer el mismo error dos veces, porque la segunda vez no es un error, es una decisión”, y que “no puedes volver a confiar en unas manos que ya te han soltado antes”.

Sin embargo, en nuestro caso, no nos hemos equivocado y confiado solo dos veces. Han sido varias, desde fines del siglo pasado. Porque si miramos hacia atrás, tal vez corramos al baño a arrojar.


Allí está la recientísima lista negra: Fujimori, Toledo, García (ausente por mano propia), Humala y Kuczynski. Ninguno se libra del brazo de la justicia que tiene listos sus banquillos para ventilar sus negociados.

También te puede interesar: EDITORIAL EXITOSA I El Gobierno no puede dejar de gobernar

Si en el ánimo popular se llegó a aceptar que los gobernantes robaran, pero que a cambio hicieron obras, esta manga de sinvergüenzas ni siquiera califican para pasar los límites de este complaciente y permisivo molde inmoral.

Robaron y no hicieron obra útil. Se vendieron a cambio de nada. Las obras que les permitieron llenarse de plata fueron favorables para sus pa- trones que se dieron el lujo de imponérselas, sin importarles que tuvieran alguna utilidad.

Allí tenemos la carretera Interoceánica, el gaseoducto del sur, los by pases en Lima, las carreteras con asaltos en los peajes, la irrigación de Olmos en tierras expropiadas sin compensación, metros hechos a la medida del constructor, en fin, inversiones proyectadas a la entera conveniencia de los favorecidos.

Fueron tan descarados los hallazgos que, impresionado el Papa Francisco en su visita al Perú, llegó a decir: “Gana la oposición y acusa de corrupto a los anteriores. Vuelve la otra y acusa de corruptos a ellos y los dos tienen algo de razón. Entonces el juego político es muy difícil y a nosotros nos ponen en dificultad si queremos ser pastores”.

Lo increíble es que las alertas ya habían sonado en diversas oportunidades, sin que les hiciéramos caso. Una candidata, también coimeada, llegó a decir que se taparía la nariz a la hora de votar porque tendría que optar entre el cáncer y el sida.

Es que nadie podía imaginar, ni en sus peores pesadillas, que estos bandidos fueran capaces de semejantes podredumbres, contagiando y comprometiendo a sus entornos e instituciones que debían vigilarlos y fiscalizarlos: congresistas, fiscales, jueces, procuradores, etc. etc.

Con estos antecedentes, el presidente Martín Vizcarra ha convocado al próximo proceso electoral en medio de una pandemia que hará aún más difícil la capacidad de conocer y reflexionar en la corta campaña que se avecina.

Paralelamente, en el Congreso se debate, con la oposición de los dueños de algunos partidos, que se impida postular a delincuentes sentenciados.

¿Conoce usted, amable lector, a algún candidato capaz de pasar limpia- mente por la pantalla que detecte antecedentes de indecencia, incapacidad e inmoralidad?

¿Es suficiente el plazo de 9 meses para que los actuales partidos políticos, casi todos embarrados en el estiércol de la corrupción, puedan presentar candidatos o candidatas limpios y capaces, que valgan la pena?

El próximo gobierno será decisivo. Tendrá que reconstruir el país luego de la catástrofe que estamos viviendo. Y como habrá mucho dinero de por medio, es seguro que ya se estén armando las conocidas bolsas para llegar al poder y meternos en otra pandemia, de robos. ¿Los dejaremos?

Esther Capuñay