EDITORIAL EXITOSA I Lucha contra la banca abusiva recién comienza

Velarde sorprendió al exhortar públicamente a la banca para que ¡baje las tasas de intereses de los créditos o préstamos vigentes!
22 Julio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/EDITORIAL-EXITOSA-I-Lucha-contra-la-banca-abusiva-recién-comienza.png

Julio Velarde, presidente del poderoso Banco Central de Reserva, entidad clave en el ordenamiento de la economía del país, junto al Ministerio de Economía y a la Superintendencia de Banca y Seguros, ha dado un sorprendente volteretazo respecto a su público maltrato a los deudores de los bancos.

También te puede interesar: EDITORIAL EXITOSA I Los problemas de la gente no están en agenda de políticos

Si hasta hace poco Velarde se erizaba con solo escuchar las palabras congelar deudas, se podía descontrolar si además le pedían facilidades de pago, y con intereses no usureros.

Su cascarrabias está contenida en la carta que le envió a la Comisión de Defensa del Consumidor del Congreso, que tibiamente pedía congelar las deudas por 3 meses. Advirtió que, si eso se admite, viene depresión, recesión, quiebras (de bancos) y desempleo.

Los 7 millones de deudores no le hicieron caso y consideraron insuficiente el acuerdo congresal. Ellos exigen congelar la deuda hasta el año entrante y prorrateo en 5 años, a bajos intereses.

Velarde sorprendió al exhortar públicamente a la banca para que ¡baje las tasas de intereses de los créditos o préstamos vigentes!

Incluso, llegó a pronunciar una palabra que antes le hubiera producido arcadas: condonar, sí, condonar o perdonar las deudas, o parte, de algunas empresas que lo están perdiendo todo.

Velarde no se ha vuelto loco. Ha escuchado el clamor de los millones de víctimas que se han ido a la ruina en apenas 100 días de pandemia. Usted amigo lector se preguntará, si Velarde les ha dado a los bancos miles de millones a tasas de interés bajísimas, que ni siquiera han podido colocar totalmente, y si por fin ya tiene clara la situación, ¿por qué en vez de exhortarlos no les ordena?

Por una simple y desgraciada razón: la Constitución que hizo Fujimori, y sus aliados, lo impide. 

Síííí. Nadie puede frenar los robos que diariamente se cometen en las farmacias, teléfonos, transportes, etc. porque esta Constitución es una de las más neoliberales del mundo.

Liberal significa poner en el centro al individuo, no a la sociedad, para que este haga lo que le venga en gana, sin intervención del Estado. Según los artículos 60, 62 y 64 de la Constitución, nadie puede interferir, ni el Congreso, en los contratos, en el rol subsidiario del Estado y en la libertad en la tenencia y disposición de moneda extranjera.

La libre iniciativa privada, la libre empresa y la libertad de contratar, incluyendo la facultad a determinar precios, están garantizados como principios y derechos fundamentales.

El dinero fue creado para intercambiar productos y no para acrecentarlo de forma tan vil, a través de la usura, que en el Perú ni siquiera es delito. Miren los que dice el artículo 21 de la Convención Americana de los Derechos del Hombre: “La usura, así como cualquier otra forma de explotación del hombre por el hombre, debe ser prohibida por la Ley”.

Código Penal, artículo 214: El que, con el fin de obtener una ventaja patrimonial, para sí o para otro, en la concesión de un crédito o en su otorgamiento, renovación, descuento o prórroga del plazo de pago, obliga o hace prometer pagar un interés superior al límite fijado por la ley, será reprimido con pena privativa de la libertad no menor de uno ni mayor de tres años, y con veinte a treinta días multa.

También te puede interesar: Hoy se realiza ‘cacerolazo’ y protesta en todo el país contra abuso de banco

Pero, como no existe ley contra la usura, ese artículo es letra muerta. Los deudores, agrupados y decididos a combatir para no dejarse devorar, saldrán hoy a protestar en todo el país. Ojalá les vaya bien. Estos abusivos no hacen caso a las exhortaciones ni a los reclamos justificados. De los 15 bancos solo 2 concuerdan con Velarde. Las víctimas están advertidas: si no luchan, no les harán caso. Nada es gratis en esta villa. La pelea recién comienza.

Esther Capuñay