EDITORIAL EXITOSA I Los peruanos no podemos ser vencidos por los poderosos

La pandemia no ha podido detener las protestas en ninguna parte del mundo.
27 Julio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/EDITORIAL-EXITOSA-I-Los-peruanos-no-podemos-ser-vencidos-por-los-poderosos.png

El presidente Martin Vizcarra se dirigirá mañana a todos los peruanos, desde el Congreso, para hacer un balance de la obra cumplida entre julio del año pasado y este 28 julio.



También te puede interesar: EDITORIAL EXITOSA I Los gritos de la protesta tienen que ser escuchados

La situación es particularmente grave. Hemos caído como nunca en la producción de todo tipo de bienes, la desocupación se ha desatado en todas las esferas del crecimiento y existe la amenaza tal vez de protestas como nunca antes, y que ya han comenzado.


Algunos han comparado la situación con la derrota con Chile, pero la diferencia es que ahora el país no está enfrentado como aquél entonces en tantos bandos de ambiciosos y traidores. El Perú está más unido.

Los peruanos están sacando las garras y no van a parar hasta salir nuevamente a flote. Superaron esa desgracia, plagada de corruptos y vendepatrias, y derrotaron la adversidad. Volvimos a ser un país rico.

No solo eso, no hace mucho vencieron y aplastaron a las huestes terroristas que se diseminaron por todo el país para convertir al Perú en una dictadura a sangre y fuego.

Nuestra historia no es fácil. Somos muy diversos, pero trabajadores y constructores. Heredamos un altísimo sitial al que, sin duda, estamos volviendo. Mañana se cumplen 199 años de la proclamación de la Independencia nacional por don José de San Martín, quien luego de independizar Argentina en 1816 y Chile en 1818, en procesos muy confusos, prosiguió a Lima, sede del poder real que dominaba América del Sur.

San Martín sabía que tenía que derrotar a la corona española en su territorio. El Perú era uno de los 10 virreinatos que España había creado y diseñado en el mundo: 8 en Europa y 2 en América: México y Perú.

Sin embargo, al mismo tiempo que San Martín avanzaba hacia el norte se encontró con Simón Bolívar que tenía otras pretensiones. El encuentro se produjo en Guayaquil, donde Bolívar dijo que la ciudad ya no era de Perú sino de Colombia. 

Los dos coincidieron en una solución: crear un imperio inca. San Martín con sede en Lima y Bolívar con 2 soberanos en Panamá. Bolívar optó luego por la república, pero se fue tan decepcionado, al no conseguir sus ambiciones, pese a que había sido declarado “padre y salvador de la patria”.

El resultado fue luminoso. El Perú volvió a resurgir. ¿Cuál fue la falla de origen para que no hayamos podido consolidar una nación sólida, integrada, inclusiva y justa?

Las clases dirigentes ansiosas de dinero y de poder. Casi todas las fortunas que ahora se detentan vienen del erario público, de los negociados y robos en las compras y ventas de nuestras riquezas.

Pero, como dijo Jorge Basadre, el Perú es más grande que sus problemas.

Ahora estamos padeciendo el afán usurero de los bancos, por la falta de trabajo, de los que negocian con las medicinas y el oxígeno. La pandemia está causando nuevos estragos y la gente se está muriendo. El Perú hizo importantes contribuciones a la humanidad.

La red de caminos más grande del mundo, tanto o superior a la del Imperio Romano. Un crecimiento sostenido en la música y las artes. Un idioma perfecto. Dos alimentos que figuran entre los 4 que más se consumen en el mundo: la papa, el trigo, el arroz y el maíz.

Además, supieron combatir la desocupación y el hambre con sistemas de distribución que causaron asombro de los invasores. Tanto así que algunos entusiastas llegaron a calificar el Tahuantinsuyo como el Imperio socialista de los Incas.

Esta es la situación del Perú que mañana describirá el presidente Vizcarra. ¿Pondrá mano dura? La pandemia no ha podido detener las protestas en ninguna parte del mundo. Ojalá que los políticos y los empresarios que están ganando tanto dinero abran un poco sus billeteras y se dediquen a fomentar el trabajo y la inversión. Millones están esperando.

Esther Capuñay