Editorial Exitosa | Es inmoral no poner freno a la usura de los bancos

La morosidad ha crecido en estos 3 últimos meses 60% en las tarjetas de crédito y 50% en los créditos hipotecarios.
1 Julio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/Editorial-Exitosa-Es-inmoral-no-poner-freno-a-la-usura-de-los-bancos.png

El proyecto de ley presentado en el Congreso de la República para suspender por 120 días las obligaciones de pago de los deudores, como consecuencia de la pandemia, es una medida débil e insuficiente.

En lo que resta del año la crisis no sólo no será resuelta, sino que se irá agudizando como nunca en la historia nacional por la desocupación y el débil consumo. Y en ese panorama los congresistas ¿tendrían que prorrogar los efectos de esa ley por otros 3 o 6 meses?

El toro debe ser asido por sus astas, por la burocracia que se comporta como enclave extranjera, lejana y en nada solidaria con el destino del Perú y de los peruanos.

La ciudadanía, principalmente los deudores y víctimas de esta desgracia, que son la gran mayoría, exige medidas más consecuentes y concretas. La inmediata: que los pagos correspondientes a este año se posterguen y prorrateen para ser pagados en 3, 4 o 5 años, con intereses no leoninos.

Pese a que el presidente de la Asociación de Bancos, Martín Naranjo, ha pegado el grito en el cielo, calificando el proyecto de inmoral, sus quejidos no conmueven a nadie porque el sistema bancario peruano es uno de los más abusivos y usureros del mundo.

La morosidad ha crecido en estos 3 últimos meses 60% en las tarjetas de crédito y 50% en los créditos hipotecarios. ¿Algún banco ha quebrado?

Los informales, que representan el 70% del sistema económico, han perdido solo en marzo el 60% de su capital de trabajo, incluyendo sus ahorros. Se ha devuelto algo más de 120 mil locales donde funcionaban pequeños restaurantes. Una cantidad parecida de combis, taxis y mototaxis han regresado a sus acreedores.

Lo inmoral sería no poner freno a este injusto sistema poniendo límites a las tasas que en el mundo no superan el 10% de intereses, mientras que aquí sobrepasan el 25% y muchos casos el 100%.

El Congreso debería hacer público el debate de este proyecto publicando cuadros de lo que cobra la banca en el Perú, comparándolos con países vecinos.

Pero, ¿qué dice el proyecto de ley que no se mete más a fondo con esta tragedia?

“Dispóngase la suspensión y/o el congelamiento del cobro de los créditos hipotecarios, créditos personales, tarjetas de crédito, fideicomiso, capital de trabajo y todo tipo de endeudamiento cualquiera sea su denominación, contraídas por personas naturales con las empresas bancadas y financieras, casas comerciales, cooperativas de ahorro y crédito y toda entidad que desarrolle actividades lucrativas cualquiera sea su denominación, por el plazo de 120 días calendarios, sin aplicar moras, multas en intereses, ni afectar la calificación crediticia. Vencido dicho plazo, la entidad acreedora podrá reanudar el cobro correspondiente. Para tal efecto, dispóngase que las cuotas congeladas sean fraccionadas entre las demás cuotas hasta el vencimiento del crédito, sin cargo alguno a elección del beneficiario”

“Suspéndase toda clase de cobros judiciales o extrajudiciales, los procesos de ejecución judicial, la ejecución de garantías (nobiliarias o inmobiliarias, la ejecución forzada, remates públicos y en general toda clase de acciones judiciales y extrajudiciales, derivados de las obligaciones descritas en el artículo 1 de la presente Ley, por el plazo de 120 días calendarios”. Fin de la cita.

El Congreso tiene la última palabra: o se pone de lado de la gente dándole una válvula de escape a sus tragedias, o se suma al pequeño, pero poderoso bando de los usureros. El país, la justicia y la historia estamos atentos.

Esther Capuñay