TacnaDirigentes rechazan anunciada alza de la tarifa de agua

Pobladores exigen a EPS y Sunass dar marcha atrás en abusivo incremento que se aplicará a partir del próximo año.

Tacna. Representantes de diversas organizaciones locales y sindicales alzaron ayer su voz de protesta ante la pretendida alza de la tarifa de agua que pretende implementar a partir del próximo año la Entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento (EPS).
Los dirigentes de frentes de defensa, mercados, juntas vecinales y el Frente Regional de Lucha, tuvieron la mañana de ayer una extensa reunión en el Consejo Regional para frenar este golpe a la economía familiar de la EPS con el aval de la Superintendencia Nacional de Servicios y Saneamiento (Sunass).
Según la nueva reestructuración tarifaria, aprobada mediante resolución de consejo directivo 039-2018-Sunass-CD, el agua subirá entre 72 céntimos a 2.02 soles en el rubro residencial (social y doméstico). Mientras que en el rubro no residencial (comercial, industrial, estatal), el agua subirá entre 2.02 hasta 6.92 soles por metro cúbico.
Pero no solo subirá la tarifa de agua potable. La EPS también ha previsto un incremento en el servicio de alcantarillado que va desde los 30 hasta los 85 céntimos para el rubro residencial. En el rubro no residencial se aplicará un aumento de 85 céntimos hasta 2.92 soles por metro cúbico de aguas residuales.
Con los recursos recaudados de esta alza, la EPS dice que ejecutará diversos proyectos de saneamiento en diferentes sectores de la ciudad para el próximo quinquenio 2019-2024. Esto ha sido bastante cuestionado por los vecinos, puesto que en los últimos cinco años no se han visto obras de envergadura por parte de la entidad. Se cree que el aumento es para pagar la gruesa planilla de funcionarios y trabajadores que tiene la EPS.
Al respecto, el consejero Jaime Bautista Aquino señaló que esta alza no está debidamente justificada, primero porque todas las obras de saneamiento que ejecutan en la ciudad, son financiadas directamente por el gobierno central, incluida la nueva planta de agua.
Asimismo, el servicio que presta la EPS es bastante deficiente y peor aún, el agua que entrega a la población está contaminada con metales pesados. “No hay justificación para esta alza, es un atentado contra la economía de las familias más pobres”, afirmó.❖