Día de la Alimentación: mitos y verdades de las dietas más usadas para bajar de peso

En Internet encontramos una gran variedad de dietas que prometen perder milagrosamente peso; sin embargo, muchas de estas no son recomendables.
14 Octubre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/10/dieta.jpg

En Internet podemos encontrar una gran variedad de dietas que prometen perder milagrosamente peso; sin embargo, muchas de estas no son recomendables. Una verdadera dieta requiere un correcto balance de macronutrientes (50% de carbohidratos, 20% de proteínas y 30% de grasas) para perder peso sin afectar la salud y lograr mantenerlo en el tiempo.

A vísperas del Día de la Alimentación que se celebra el 16 de octubre, Karen Salirrosas, médica endocrinóloga y cofundadora de Smart Doctor, startup acelerada por LIQUID Venture Studio que permite un acceso eficiente a servicios de salud a través de atenciones médicas a domicilio y orientación médica en línea, brinda algunas verdades sobre las 5 dietas más buscadas para bajar de peso.

1. Dieta de los 5 días (un único alimento por día): Consiste en ingerir un solo alimento cada día de la semana. Este régimen alimenticio no es saludable ni recomendable, ya que no contiene todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Un buen plan nutricional deberá incluir los tres macronutrientes antes mencionados. Los carbohidratos a elección serán los complejos (legumbres, cereales) sobre los simples (azúcares refinados, refrescos, gaseosas, etc.), que deben tratar de eliminarse. Las frutas deben ser consumidas en 2 a 3 porciones al día. A pesar de ser carbohidratos simples, se deben incluir en nuestra dieta por ser ricas en vitaminas, minerales y fibra. Además deben consumirse enteras o picadas, y no en jugos o batidos.

2. Dieta de la luna llena: Consta en tomar sólo líquidos durante los días de luna llena. Debido a que este régimen no aporta proteínas, ni grasas ni carbohidratos (salvo algunos que sí se incluyen jugos de frutas) se produciría un desequilibrio en el organismo, por lo su práctica no debe adoptarse. Las guías de manejo de sobrepeso y obesidad recomiendan un déficit de 500-750 kcal diarias respecto a la cantidad consumida anteriormente, así como realizar 300 minutos semanales de ejercicio, si se busca perder peso.

3. Dieta de la piña: Se trata únicamente en comer esta fruta en la cantidad que se desee durante un período de 10 días aproximadamente. Este régimen de alimentación no es recomendable, ya que provoca una insuficiencia de proteína y lípidos en el organismo, y un efecto rebote en el peso. Además, al ser la piña un carbohidrato simple, genera incrementos rápidos de la glucosa sanguínea, evento perjudicial para las personas con diabetes. Sin embargo, esta fruta llena de propiedades beneficiosas debe ser incluida en nuestro régimen de alimentación, pero como parte de un plan nutricional completo.

4. Dieta de la alcachofa: Como sabemos, la alcachofa tiene propiedades nutricionales excelentes, pero no como para ser tomada como la única protagonista de una dieta. Toda dieta basada en la elección de un solo alimento, no solo no es balanceada, sino también al ser tan monótona, genera rechazo y poca adherencia. En esta dieta, generalmente usada por famosos, se excluye el consumo de otros macronutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. Con esto, no queremos decir que la alcachofa no es un excelente alimento. Sus propiedades nos invitan a tenerla presente, en el contexto de una dieta balanceada.

5. Dieta Cetogénica: La famosa dieta cetogénica es una dieta alta en grasa, baja en carbohidratos y moderada en proteínas. Ha sido difundida como una alternativa rápida para bajar de peso; sin embargo, presenta una serie de desventajas para la salud. A diferencia de una dieta balanceada, ésta ofrece un muy bajo aporte de vitaminas y minerales, que no cubre nuestros requerimientos mínimos diarios. También, se disminuye la ingesta de fibra, lo que puede generar estreñimiento. Otros efectos son: diarrea, calambres, mal aliento y cansancio. Debido a su alta restricción de macronutrientes y micronutrientes importantes, no es la más aconsejada. Además, por su alto contenido de grasas, no debe ser empleada en personas con problemas cardíacos y hepáticos.

Al momento de elegir un régimen alimenticio, se debe procurar hacerlo de la mano de un profesional, y optar por formas balanceadas, que al ser variadas son más fáciles de adoptar y mantener en el tiempo.