OPINIÓN | Dennis Falvy: “Ni el almuerzo ni lonche gratis”

El presupuesto del 2021 sigue con la enorme burocracia intacta. Hay más emisiones de bonos soberanos que se despilfarran.
8 Noviembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/11/dennis-falvy-Ni-el-almuerzo-ni-lonche-gratis.jpg

En 1944, en Bretton Woods, los países aliados en la 2da. guerra mundial aceptaron lo expuesto por Harry Dexter White, sub secretario del Tesoro de los EE.UU., para la supremacía del dólar, anclándolo a USD 35 la onza troy, y la creación del FMI y el Banco Mundial.



Luego de algunos años vino, en 1971, los gastos de la Guerra de Vietnam, lo que sucedió con la cuadruplicación del precio del petróleo y que el dólar tenía el privilegio exuberante de ser la moneda cuasi universal, llevaron a que Nixon ,que pensó que había hecho con el G7 en el Smithsonian de Washington DC: “El Acuerdo Monetario más importante de la historia”, en un lapso tuvo que suspender la paridad del dólar con la onza de oro negociada en Bretton Woods y dar lugar a la moneda fiduciaria. El oro de Fort Knox ya no respaldó al dólar, cortando el metal, solicitado de Fort Knox, por esa moneda que poseían rusos y franceses.

Los norteamericanos entonces negociaron el petrodólar con los árabes y luego impusieron el sistema Swift, en las transacciones del comercio internacional.


Vinieron las crisis

El contexto inflacionario obligó en la década de los 80´s, a que la FED de Paul Volcker elevara la tasa a niveles del 20% por la inflación y que luego viniera Alan Greenspan con su exuberancia irracional y la caída estrepitosa de la bolsa de Wall Street con los Punto. Com y antes la crisis mexicana, la de los tigres asiáticos, la rusa y tantas otras.

También te puede interesar: Diversas municipalidades de Lima y Callao darán facilidades en pago de deudas

George Soros ya hablaba de un cambio de la arquitectura financiera, pero en 1989 con la caída del Muro de Berlín, vino el consenso de Washington, los procesos de privatización con Reagan y Tatcher, y luego a que la Bolsa de Wall Street manejara nuevos productos denominados “Derivados Financieros” y luego criptomonedas y un aumento inmenso de la liquidez y deuda mundial.

El punto de inflexión

Empieza con la burbuja económica global reventando en el 2008, donde se rompieron las cadenas de pagos.

Por ello quebraron todos los bancos universales. JP, BOFA, CITI, GOLDMAN, SG, Santander, Deutsche, et al. También industrias como los fabricantes de carros como General Motors, Fannie Mae y Freddy Mac.

Todo el sector construcción deshecho y quebrado. Y, compañías de seguros inmensas, como AIG. El sistema se rompió y no se hicieron los ajustes. Se prefirió seguir la fiesta. Y la orquesta siguió y sigue tocando sus QE.

También te puede interesar: Relación comercial Perú-EE.UU. será igual al margen del resultado electoral

La FED y todos comenzaron el trabajo de “resucitar a los zombis”. Se compró hasta “Junk Bonds”. Y se presionó para estímulos fiscales para morigerar los perversos efectos de la pandemia.

A pesar del resultado aparentemente favorable a Biden, la reunión del FOMC, el jueves, no se hizo cambio en la tasa de interés.

El caso es que desde la sub prime, la emisión de numerario y la deuda, marcó una política monetaria con intereses negativos y demás pamplinas, liquidando ahorro y jubilaciones. Salieron a volar los helicópteros de dinero tanto de la FED como del Tesoro de los EE.UU. Lo mismo otros países con divisas fuertes y negociables e incluso el BCE de Lagarde. Los trillones de numerario emitidos sobrevaluaron los activos financieros.

Y encima la deuda

La deuda de EE.UU. subió al 300% y el crecimiento del valor económico sólo aumento 50%. Hay ahora un Wall Street y un Main Street. Una economía financiera desligada de la real y alimentada por el “sine die” de la FED y los estímulos del Tesoro.

Pero la demanda global ha tocado sus límites. Y, el Covid-19 agrava la situación con su segunda ola y confinamientos. La burbuja está aquí; la economía no se puede manipular indefinidamente y el volcán está que hierve.

Corolario

Hay incertidumbre en este contexto perverso, con problemas de demanda agregada y desempleo.

El Perú, país pequeño, con un gobierno que miente y es irresponsable, tiene además un Marco Macroeconómico Multianual con cifras falsas en recaudación tributaria y PBI.

También te puede interesar: Solo 18 mil empresas dan empleo formal en nuestro país

El presupuesto del 2021, es decir S/183,000 millones, sigue con la burocracia enorme intacta con ministerios e instituciones inservibles y se han farreado el FEF vía un decreto de Urgencia 051/ 2020; más emisiones de bonos soberanos que se despilfarran en poblaciones vulnerables y un desempleo enorme que de manera alguna se puede paliar con políticas fiscales y monetarias.

El MEF y el BCRP parecen no comprender que podríamos entrar en depresión.

La carta de Keynes a Roosevelt en 1933 debe leerse: https://alertaeconomica.com/carta-abierta-al-presidente-roosevelt/