Dennis Falvy: “¿Nadie puede contra el oligopolio bancario?”

Cuatro bancos manejan sistema, cobrando altos intereses por préstamos y pagando lo mínimo a ahorristas.
13 Septiembre, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/09/Nadie-puede-contra-el-oligopolio-bancario.jpg

El 25 de junio del año 2017 el congresista Víctor Andrés García Belaunde anunció que había un proyecto de su autoría contra la usura de bancos con las tarjetas de crédito. En un intento más de vencer el oligopolio, Vitocho mostró en ese momento su indignación por las tasas de intereses que superaban el 110% anual y que son las más altas de la región. Dijo que en Chile y Colombia –según las leyes de ambos países– si un banco cobraba una tasa de interés que sobrepasaba el 36% era “considerado como usura” y que, paradójicamente, precisamente el empresario de ultraderecha y presidente chileno Sebastián Piñera había aprobado una ley contra la usura. Vitocho se lamentaba de que aquí ningún presidente hubiera aprobado una ley similar para proteger el bolsillo del ciudadano.

Dos atingencias al tema

La ley bancaria legaliza la usura del sistema financiero y la tasa ya llega al 150% anual. El FMI se quejó de que cuatro bancos comprendían el 82% del negocio.

De acuerdo con el Código Penal, la usura es prestar dinero por encima de los intereses establecidos por el BCRP. El caso es que desde abril de 1991 se permitió a las empresas financieras cobrar las tasas de interés y otros cargos exentas del delito de usura; no así, en cambio, a las empresas denominadas no financieras.

En ese contexto, la ley bancaria que tiene más de 150 páginas en menos de una de ellas liquida la usura para los banqueros además de los incursos en el denominado sistema financiero, como son las compañías de seguros, financieras, cajas municipales y regionales, edpymes y un gran etcétera… y todos ellos bajo esa misma ley bancaria están obligados a financiar 100% el presupuesto de la SBS, con Socorro Heysen a la cabeza. ¡Un despropósito!

El artículo señala que este sistema financiero, debe observar los límites que para el efecto señale el Banco Central, excepcionalmente, con arreglo a lo previsto en su Ley Orgánica. El cuasi vitalicio del BCRP, Velarde, jamás ha regulado esa tasa. En consecuencia, no hay usura para ellos, como señala el artículo 1243 del Código Civil.

Un poco de historia banquera

La primera ley en Perú data de 1931 y en el entorno del crack de Wall Street de octubre de 1929. El gobierno de Sánchez Cerro acepta la contratación del economista Edwin W. Kemmerer, catedrático de las universidades de Princeton y Cornell de los EE.UU. y experto en asuntos de economía y de finanzas.

Este economista y su grupo de expertos, puso especial atención en que los proyectos de leyes monetarias y bancarias tenían que estar
especialmente articuladas.

Dispositivos legales crearon el sol de oro sin acuñar, como la nueva unidad monetaria del país estableciéndose el banco central y la ley general de banca. Asimismo, la Superintendencia de Banca es consecuentemente creada para que dicha ley se cumpla.

De allí a la fecha ha habido cambios múltiples, liquidaciones de bancos, intentos de estatizar el sistema financiero y privatizaciones de los mismos.

En los inicios del 90 se dio partida a una libertad absoluta para que los bancos fijaran sus intereses, comisiones y demás gastos, de acuerdo al mercado y sin restricción alguna, salvo uno que otra dada por el propio Banco Central. Asimismo, se incorporó en este asunto a las compañías de seguros y se creó asimismo un Fondo de Seguro de Depósitos.

Pero siempre hay un pero

Hace años irrumpió la Banca de Consumo chilena (Banco del Trabajo), que cobraba hasta 600% de tasa de interés efectiva en 3 años, no admitía el prepago del préstamo y asimismo el prestatario tenía que traer un garante y renunciar al beneficio de excusión.

Las tasas de interés, más cargos y penalidades no eran “legalmente usureras”, pero sí leoninas.

Pero nada, el lobby y el sindicato bancario cada vez se hacía más fuerte y se creó una suerte de oligopolio bancario con 4 bancos y además floreció el sistema perverso de las AFP.

Además, salieron los lobistas de ellos, inventando aquello que no hay préstamo más caro que el que no se obtiene o que el sector informal cobraba más del triple que ellos, cuando los mismos eran de cortísimo plazo.

Incluso hace un lapso

El Defensor del Pueblo señalo que las tasas bancarias en el Perú eran muy altas y admitió que en Chile el tope es de 50% anual y no se llega a ese tope en los créditos. Salió entonces un asalariado del BBVA a la TV y la propia Superintendente de Banca y Seguros, un tal Hugo Perea y Socorro Heysen respectivamente a señalar que no se podía comparar las tasas peruanas y chilenas bancarias, si es que las mismas tenían o no otros cargos. No pasó nada.

Nadie parece que tomó nota que la Superintendencia de Banca y Seguros peruana (SBS) por ley la mantienen los que no son legalmente
usureros; es decir bancos y AFP. Y, que al final le pasan la factura a los que se prestan y a los ahorristas que reciben muy poco interés por sus dineros.

Ni hablar del BCRP en la presidencia de Julio Velarde, alabado por Roque Benavides y por los que en conjunto se llevaron el 86% de Reactiva.

Este diario viene luchando y apoyando a una minoría de congresistas que quieren y deben regular la tasa bancaria recontra abusiva.