De dos disparos asesinan a vigilante en el Cercado de Lima

Guardián de 61 años fue ultimado de dos tiros en la espalda y la cabeza. En Huachipa acribillan de 4 disparos a hombre de 36 años.
11 Febrero, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/02/camion.jpg

La ola de crímenes no se detiene en nuestra capital. Ayer un anciano vigilante de una peligrosa calle del Cercado de Lima y un prestamista que operaba en Huachipa, fueron asesinados a tiros en la madrugada de ayer. La policía sospecha que en ambos casos se trate de ajuste de cuentas.

El primer crimen ocurrió en la cuadra 32 del jirón Manuel Pérez de Tudela en el Cercado de Lima, donde Jaime Andrés Arias León de 61 años era vigilante, quien fue asesinado de dos balazos la madrugada de ayer. La víctima recibió un disparo en la espalda y otro en la cabeza.

Arias León, prestaba servicio como vigilante en la misma calle. Antes de su muerte se hallaba en compañía de su esposa pero cuando se fue a su casa fue avisada por los vecinos del crimen. El hombre recibió dos disparos, uno en la espalda y otro en la cabeza, falleciendo instantáneamente.

Hasta el lugar llegaron vecinos y familiares de la víctima, quienes manifestaron que el vigilante fue una persona muy querida en el lugar. Justo el próximo jueves iba a cumplir 62 años y llevaba 18 años resguardando el peligroso jirón Manuel Pérez Tudela.

Los agentes y peritos de criminalística de la Policía Nacional, que llegaron a la escena del crimen, estiman que el móvil del asesinato podría responder a un ajuste de cuentas.

En Huachipa

La segunda víctima de la ola de crímenes que azotan la ciudad, fue el prestamista Dany Ortiz Alviño, de 36 años, quien se encontraba acompañado de dos personas al interior de una camioneta. Es así que cuatro sujetos abordaron la unidad en la que se encontraba su víctima y le dispararon a quemarropa.

Según sus vecinos, Ortiz había sido amenazado por lo que abandonó su vivienda en Campoy y llegó a esta zona de Huachipa para buscar refugio. Los familiares de Dany Ortiz señalaron que trabajaba hasta las 10 de la noche en una combi y también era prestamista. La víctima deja en la orfandad a tres menores hijas.

Asesinos a sueldo

En ambos crímenes registrados la madrugada de ayer, la policía no descarta que se trate de un ajuste de cuentas a cargo de asesinos a sueldo, toda vez que a las víctimas no les robaron sus pertenencias. Para analizar las circunstancias de ambos crímenes, la policía tiene los testimonios de los testigos.