Cuatro muertos deja choque de camioneta contra tráiler

Vehículo de carga se detuvo por desperfecto y fue embestido en la parte posterior por camioneta. Copiloto murió atrapado entre los dos medios de transporte.
26 Octubre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/10/Sin-título-1-136-1280x720-18-1280x720.png

Fatalidad en las carreteras. Cuatro personas murieron por el choque de una furgoneta contra la parte posterior de un camión en el kilómetro 272 de la Panamericana Norte, a la altura del sector conocido como ‘Las Zorras’, en la provincia de Huarmey, en Áncash. Dos de las víctimas son integrantes de una familia.

La mañana del viernes, el vehículo de carga pesada de placa T4N-918, que transportaba tomates y otros alimentos, sufre un desperfecto cuando iba en sentido de norte a sur y su conductor se estaciona a un lado de la carretera. Minutos después un vehículo, de placa T2B-134, embiste violentamente a la unidad.

Horrenda muerte

El chofer del camión, William Flores Chungay (50), contó a la Policía que su ayudante, identificado como Fernando Ruiz Rojas (27), cambiaba una de las llantas posteriores en el momento que siente el impacto. Salió a verlo y encontró una escena que lo marcaría de por vida: el copiloto estaba muerto y atrapado entre los dos vehículos.

Debido a la fuerza de la colisión el auto terminó empotrado en el camión y reducido a un amasijo de fierros retorcido. Sus tres tripulantes murieron en el acto. Agentes de la comisaría de Huarmey, bomberos, un médico legista y un fiscal de turno arribaron al sector para el desarrollo de las diligencias.

Familia de Trujillo

Al cierre de esta edición, medios regionales informaron que dos de los ocupantes de la camioneta eran integrantes de una familia que partió de Trujillo, en La Libertad, con dirección a Lima. Se trata de William Oswaldo Cortez Castillo (conductor) y Hernán Gonzalo Cortez Briceño, al parecer padre e hijo. El tercer pasajero aún no es identificado.

La fiscal provincial Beatriz Gómez autorizó el levantamiento de los cuerpos y su posterior traslado a la morgue de la región. Los hombres de rojo trabajaron arduamente, con sierras, cizallas y otras herramientas, para rescatar los cadáveres que estaban atrapados entre los fierros retorcidos. La escena era sobrecogedora.