COVID-19: Brasil suspende compra de vacunas indias por irregularidades en contrato

El ministro de Salud, Marcelo Queiroga, señaló que la adquisición quedará "en suspenso" hasta que se esclarezcan las denuncias.
29 Junio, 2021
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/06/covaxin-brasil.jpg

Este martes, el Gobierno de Brasil anunció la suspensión de la compra de vacunas contra la COVID-19 de la firma india Covaxin, debido a presuntas irregularidades en los contratos. El ministro de Salud, Marcelo Queiroga, señaló que la adquisición quedará “en suspenso” hasta que se esclarezcan las denuncias.

MIRA: Brasil: Confirman hallazgo de nueva variante de la COVID-19, denominada P5

“No es oportuno importar esas vacunas en este momento”, declaró el funcionario brasileño en referencia al fármaco indio, elaborado por la empresa Bharat Biotech. Cabe informar que la negociación está siendo observada por una comisión del Senado, que a su vez investiga la gestión del gobierno de Jair Bolsonaro frente a la pandemia, que en Brasil ya mató a más de 515 000 personas.

Queiroga reiteró que la negociación quedó congelada en forma temporal con el propósito de actuar “con la mayor transparencia” y dar tiempo a que sea revisado el contrato, que prevé la adquisición de 20 millones de dosis a un precio total de 320 millones de dólares.

También señaló que mientras duren las investigaciones se contará con la participación de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) para que se pronuncie en relación a la efectividad de la Covaxin, algo que ese organismo regulador aún no ha hecho y que es determinante para permitir la importación.

Al respecto, Wagner Rosario, jefe de la Contraloría de Brasil, confirmó que su organismo realizará una supervisión jurídica de todas las condiciones establecidas en ese contrato, que ha generado dudas. Agregó que se elevará un pedido a la Corte Suprema para que también se investigue al presidente Jair Bolsonaro.

MIRA: Presidente Bolsonaro a periodista: “¡Cállate la boca! ¡Ustedes son unos canallas!”

Uno de los puntos sospechosos es que una firma con sede en Singapur debería recibir parte del pago aunque no figuraba en el contrato. Además, un empresario brasileño investigado por corrupción fue intermediario en las negociaciones.

MÁS EN EXITOSA