Conoce cómo identificar a los emprendimientos sostenibles

Conoce cómo identificar a los emprendimientos sostenibles conocidos como econegocios y bionegocios.
8 Agosto, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/08/econegocio.jpg

En los últimos tiempos, han surgido diversos emprendimientos en el país comprometidos con la conservación de la diversidad biológica y la protección del ambiente. Para poder identificarlos con mayor facilidad se les ha denominado como econegocios y bionegocios, siempre y cuando cumplan con los lineamientos establecidos por el Ministerio del Ambiente (Minam).

Al respecto, Luis Marino, director general de Economía y Financiamiento Ambiental del Minam, señaló que los lineamientos establecen preguntas orientadoras, las mismas que permiten identificar de manera práctica a los negocios sostenibles. Estas preguntas guardan relación con criterios de sostenibilidad ambiental, social y económica (ver gráfico).

También puedes leer: Minam: Educación virtual y teletrabajo reducen en 40% la demanda del transporte

Además, permiten identificar las características que deben cumplir los emprendimientos sostenibles, según los lineamientos generales para identificar y promocionar los econegocios y bionegocios en el Perú aprobados mediante Resolución Ministerial N° 046-2020-MINAM.

Respecto al criterio ambiental, el negocio debe incorporar durante sus operaciones acciones para prevenir o revertir los impactos ambientales negativos; y el producto o servicio que ofrece debe contribuir de forma positiva con el ambiente y la salud humana. En el ámbito social, el emprendimiento debe tener un impacto positivo en la población, así como contribuir al desarrollo local y a la distribución de la riqueza.

Por último, con relación al criterio económico, el econegocio debe ser capaz de generar ingresos para su rentabilidad y cumplir con todo lo que establece la normativa para poder operar de manera formal de acuerdo con su nivel de ventas.

Categorías

Los lineamientos establecen cuatro categorías para los econegocios, entre las que se encuentran los bionegocios.

La primera categoría son las empresas que producen bienes elaborados en base a la reutilización de residuos orgánicos o inorgánicos. Cumplen un papel importante en la valorización de residuos pues se transforman en recursos para la elaboración de nuevos bienes o servicios con un segundo ciclo de vida.

En la segunda categoría, se encuentran las empresas que diseñan y construyen edificaciones que incorporan criterios de sostenibilidad. Para ello, se concentran en el uso de materiales sostenibles, la disminución del consumo de agua y la generación de residuos, la eficiencia en el uso de energía y la búsqueda de armonía con su entorno.

En la tercera categoría, están las empresas que desarrollan productos en base a procesos de innovación o desarrollo tecnológico relacionados a la eficiencia del uso de la energía y los recursos naturales., tales como econegocios que fabrican paneles y termas solares, o cocinas mejoras de leña que mejoran la calidad de vida de personas que no pueden acceder a energía eléctrica, al mismo tiempo que reducen la contaminación.

Y en la cuarta categoría, se encuentran los bionegocios, es decir, aquellos que aprovechan de forma sostenible los recursos de la biodiversidad. Estos últimos, a su vez, se dividen en tres subcategorías: empresas que brindan servicios de ecoturismo, empresas que ofrecen productos de consumo directo provenientes de actividades agropecuarias sostenibles, y negocios que ofrecen productos derivados de la flora (maderable y no maderable) y fauna, conservando a las especies y sus hábitats.

Con estos lineamientos se busca incentivar, a nivel nacional, la creación de estos modelos de negocios sostenibles; y que los gobiernos locales y regionales incorporen estas pautas en sus planes de desarrollo local a fin de impulsar las mejores iniciativas de emprendimientos sostenibles. Si quieres conocer más de los lineamientos puedes ver el video: (enlace de video de los lineamientos)

El dato:

La guía elaborada por el Minam surgió ante la necesidad de contar con un marco metodológico para la correcta identificación de empresas sostenibles que ofertan bienes o servicios que contribuyan con el cuidado del ambiente y la conservación de la biodiversidad.