Comunidades indígenas y grupos religiosos se unen en defensa de Amazonía en Ucayali

Iniciativa internacional anunció que próximamente lanzará segundo observatorio amazónico en esta región.
27 Septiembre, 2019
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/09/sklds.png

Continuando con las acciones para preservar la Amazonía peruana que es amenazada por la tala y minería ilegal, entre otros problemas, la Iniciativa Interreligiosa para los Bosques Tropicales en Perú (IRI, en inglés) logró unir esfuerzos entre las comunidades indígenas y las comunidades de fe para lograr consensos y metas de trabajo claras, en la región Ucayali.

“Nuestro objetivo es unir el conocimiento de las comunidades indígenas con las distintas comunidades de fe en Ucayali, para trabajar en una agenda común en defensa de la Amazonía en esta parte de nuestro país”, informó la coordinadora de IRI Perú, Laura Vargas.

De acuerdo al Ministerio del Ambiente, entre las regiones más deforestadas, está San Martín con 328,399.92 hectáreas, Loreto con 282,865.23 hectáreas y Ucayali con 238,787.73. Además, solo en Madre de Dios –región en la que IRI Perú ha instalado el primer Observatorio regional en defensa de los bosques tropicales–, a consecuencia de la minería ilegal, se arrasó con 50 mil hectáreas de bosques en los últimos años.

En esa línea de trabajo, representantes de IRI Perú lideraron una mesa de diálogo desarrollada en la provincia de Atalaya (Ucayali), que fomentó el intercambio de ideas y planes de trabajo entre voceros de varias comunidades religiosas, como Unicep, Iglesia de Jesucristo, Iglesia Adventista, Bhrama Kumaris, Comunidad Judía, Confer e Iglesia Presbiteriana.

A estos grupos religiosos se sumaron los líderes y lideresas de distintas etnias locales, autoridades y organizaciones civiles. Además, se realizó una visita de trabajo a la comunidad Indígena de Chauja, para conocer de cerca la dimensión de la problemática de la tala ilegal que viene afectando el medioambiente.

En nuestro país, el 90% de la deforestación corresponde a la quema de bosques para la apertura de chacras pequeñas, lo que representa un problema para el clima. Debe añadirse también que más de 300 mil peruanos dependen de los ecosistemas forestales, que proporcionan servicios ecológicos, como el ciclo del agua y carbono, control de enfermedades, ecoturismo, entre otros.

La pérdida de bosques en la Amazonía peruana es responsable de la emisión de 57 millones de toneladas de dióxido de carbono cada año.

En junio de este año, la iniciativa internacional IRI Perú, inauguró un observatorio regional en Puerto Maldonado (Madre de Dios), conformada por las comunidades de fe, indígenas y sociedad civil organizada, que sirve como punto de encuentro a los habitantes de la región, para analizar y proponer alternativas a favor de preservar la Amazonía. Además, intercede ante las autoridades regionales y nacionales, para alcanzar las demandas y preocupaciones de las comunidades sobre los bosques.

“Posterior a este primer encuentro de trabajo, pondremos en marcha un observatorio regional aquí en Ucayali, como hicimos en Madre de Dios, que servirá como una plataforma de diálogo para todas las comunidades de fe e indígenas y, además, les permitirá canalizar sus propuestas hacia las autoridades nacionales y locales a través de este observatorio, como una sola voz”, dijo la coordinadora de IRI Perú.

Durante la visita de trabajo, se visitó a los estudiantes y docentes de la Universidad Indígena Nopoki, quienes mostraron su predisposición para unirse en defensa de los bosques de su comunidad.