COLUMNA | Julio Schiappa: “Trump y los chinos, ¿guerra en el Perú?

11 Diciembre, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/12/tr.jpg

China está de mal humor con Donald Trump, por la guerra comercial que busca impedir el ascenso, a primera potencia, del dragón del Celeste Imperio. ¿Debe meterse el Perú en ese lío como cree un sector de Torre Tagle?

La competencia entre potencias es normal en el escenario mundial actual, caracterizado por el declinar del poder americano y el surgimiento de un mundo multipolar, en el que interactúan varias potencias. El problema viene cuando algunos quieren volver a usar rodilleras al hacer un acuerdo que puede poner en peligro nuestro comercio y acuerdos con China. Por eso, llaman la atención ciertas declaraciones  de la jefa de Asuntos de América  del Norte de la Cancillería, Cecilia Galarreta, cuando anuncia que Perú firmará  un acuerdo de entendimiento del programa ‘América Crece’. La Galarreta  mete la pata al señalar que esto se firma por “el expreso deseo de EE.UU. de contrapesar la influencia china en el Perú”.

Lo cierto es que hace muchos años los americanos no vienen para invertir al Perú. Con lo ocurrido en Chile, Ecuador, Bolivia y Colombia, apresuran un esfuerzo para entrar con todo a la industria de energía y a la construcción de infraestructura.

En el Perú, la rica carnada son 29 mil millones de dólares de un ambicioso plan de infraestructura que está en proceso de estudios por el BID para llenar de puentes y carreteras todo el país. Además, el plan de inversión en energía implica copar, con capitales yanquis, la mayor parte de la producción hidroeléctrica y de energía verde que se produce en Perú, Chile y Bolivia. Fuera del bocado de cardenal de los yacimientos de litio en Bolivia, Perú y Chile. En el país mapuche los norteamericanos, más rápidos que el hombre araña, ya son propietarios de varias minas y los chinos ya aterrizaron en Bolivia durante el gobierno de Evo Morales. Todo queda en cuestión ahora que EE.UU. vuelve a la cancha para tomar el rábano con tallo y hojas.

El Perú tiene una posición muy privilegiada en medio de esta pelea porque sus empresas privadas y el Estado han logrado una inversión masiva en la minería, sumamente beneficiosa para el país. Pero, ciertamente, hay cosas que tienen que cambiar drásticamente para que la relación con China no se limite a la exportación de piedras sin ningún proceso industrial en el país. Por el lado de la energía está la ventaja muy grande de ser copropietarios con Bolivia del Lago Titicaca y  la posibilidad de construir casi 40 represas para hidroenergía en toda la cuenca de los Andes Amazónicos. Chile, Argentina y Brasil necesitan que les exportemos urgentemente esa energía eléctrica. Grandísimo negocio, si los hay.

Romper lanzas con los chinos para aliarse con el EE.UU. de Trump podría ser el error fatal del Perú en el Siglo XXI. Ningún acuerdo debe firmarse si no es aprobado por el próximo Congreso.