Cien años de soledad, una novela que refleja la soledad colectiva

Personajes viven acompañados todo el tiempo, refiere investigador Gonzalo Celorio.
28 Enero, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/01/Cien-años-de-soledad-Exitosa.jpg

Para el escritor y crítico literario mexicano Gonzalo Celorio, autor de novelas como Amor propio (1991) y Tres lindas cubanas (2006), Cien años de soledad es una obra que debería pensarse desde la noción de una soledad colectiva y no tanto desde la soledad individual, refiere a la web Centro Gabo.

“Es un concepto de soledad bastante raro”, afirma Celorio, “porque no he visto personajes más acompañados en la historia de la literatura universal que los personajes de Cien años de soledad. Todos están acompañados todo el tiempo, lo que es solitario es ese pueblo, Macondo, su condición de marginalidad”.

También puedes leer: Hallan tambo inca que ni el tiempo ni los huaqueros destruyeron

De acuerdo con esto, el pueblo inventado por Gabriel García Márquez necesita ser entendido por sus lectores como un lugar que es solitario porque está apartado del mundo, pero que en su interior alberga una población unida entre sí por los vínculos de la cotidianidad y el paralelismo de sus destinos.

“Dentro de la marginalidad de Macondo hay una gran colectividad y una gran compañía”, sostiene Celorio, “una vida doméstica llena de interrelaciones, amores y conflictos humanos que hacen que Cien años de soledad sea una novela verdaderamente portentosa”.

Por ello, el escritor mexicano propone como clave de lectura el concepto de la solidaridad. “Si pienso en Cien años de soledad pensaría más en cien años de solidaridad”, afirma, “Macondo es una gran compañía, una gran solidaridad de todos los personajes con conflictos, rivalidades, enemistades, pleitos, luchas, discrepancias ideológicas, celos, envidias… pero finalmente están todos juntos e interactúan. Esa interacción yo creo que tiene que ver más con la solidaridad”.

También puedes leer: Piden no olvidar, distorsionar ni trivializar el Holocausto judío

La leyenda cuenta que García Márquez necesitó 18 meses para escribir su obra maestra. Encerrado en su casa de la Ciudad de México, Gabo dejó todo para dedicarse a plasmar la vida de Aureliano Buendía a través del constante golpeteo de su máquina de escribir.