Cae defensa del Morro Solar y empieza la barbarie chilena

A sangre y fuego, entraron a destruir balneario de Chorrillos.
12 Enero, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/01/morro-solar-chilenos-Exitosa.jpg

Ese 13 de enero de 1881, los defensores peruanos parecían que lograrían repeler a las tropas chilenas. En la línea Santa Teresa – San Juan los chilenos tomaron el control, mientras las fuerzas del coronel Iglesias seguían resistiendo en el Morro Solar. Al tener refuerzo, los chilenos empezaron la ofensiva contra los peruanos que resistieron hasta perder el Morro Solar.

Como recuerda la web Lima la única, en la Estación del ferrocarril de Chorrillos peleó la división de Isaac Recavarren, que dio batalla en Pisagua que quedó diezmada defendiendo Chorrillos.

También puedes leer: La resistencia en Chorrillos ante la arremetida chilena

Sin defensa, los chilenos empezaron a lanzar bombas incendiarias en Chorrillos buscando la destrucción total.

El asalto final fue muy cruento. Se peleó a lo largo del día, loma por loma hasta quedar encerrados. Esta rica y hermosa población fue reducida a escombros por las tropas comandadas por el general Manuel Baquedano. El que dirigió la barbarie fue el general Pedro Lagos, quien para satisfacer su insania permitió la obra vandálica de la soldadesca.

La toma de Chorrillos fue una horrible matanza. Cuando al día siguiente los empleados de la intendencia desembarcaron en Chira y en Chorrillos, veían la rocas que forman la base inferior del sombrío morro cubiertos de puntos blanquecinos; que eran los cadáveres de los peruanos que por millares habían rodado a los precipicios.

También puedes leer: Umberto Eco y el legado que deja con sus intensas obras

El presbítero chileno don Salvador Donoso, que recorrió el campo de batalla al siguiente día de la batalla dice: ‘Se habían hecho más uso de la bayoneta y de la culata porque todos los cráneos de los peruanos, estaban despedazados por completo’.

La soldadesca corrían a las pulperías, a las tiendas ya los almacenes, otros hacían saltar a tiros las cerraduras de las puertas, y entrando a las casas las recorrían rápidamente de arriba abajo. Mataban a los ocupantes. La oficialidad chilena se hacían los desentendidos ante tremenda barbarie. Chorrillos fue quemado y los civiles fusilados.