Buzo tragado por una ballena cuenta cómo se salvó

Rainer Schimpf, director de Dive Expert Tours, contó cómo fue capturado por la ballena y lo que hizo en esos momentos de desesperación.
12 Marzo, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/03/ballena-buzo.jpg

El director de Dive Expert Tours, Rainer Schimpf (51), se encontraba con su equipo de buzos en un evento para documentar la migración de la sardina, que tiene lugar en el sur de África desde mayo hasta julio.

El equipo de buzos estaba en aguas al sur de Ciudad del Cabo y se había dividido en dos grupos y, repentinamente, durante las grabaciones, el mar comenzó a agitarse y Schimpf fue tragado, literalmente, por una ballena de Bryde. Acto seguido, el animal le escupió y consiguió salir ileso de la situación.

Tras el incidente, explicó a Barcroft TV que estaba tratando de grabar a un tiburón cuando de repente todo se oscureció y sintió que la gran ballena se apoderaba de su cuerpo. “Podía sentir la presión en mi cadera. En aquel momento no había tiempo para el miedo, tenías que utilizar tu instinto”, describió.

“No hubo tiempo para el miedo”

“Contuve el aliento porque creía que me iba a sacar a la superficie en algún momento”, siguió el experto. Schimpf lleva más de 15 años en el sector y nunca se había encontrado en una situación como esta.

El submarinista, reconoce, se dejó llevar por instinto. “Nada te prepara para acabar dentro de una ballena. No había tiempo para el miedo”. “Sentí cómo la presión desaparecía y pude subir”, comentó.

Afortunadamente, la ballena soltó acto seguido al buzo y pudo regresar ileso a su bote. Las ballenas de Bryde acostumbran a medir unos 15 metros de longitud y se encuentran en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico.

La preocupación de Schimpf al recuperar el aliento y una vez que vio que estaba sano y salvo, era si el fotógrafo que acompañaba a la expedición había podido capturar el momento en el que su cuerpo se lo llevaba la ballena por delante. Tras comprobar que así era, que el accidente había sido registrado, el buzo reflexionó sobre la experiencia única que acababa de vivir. “Fue un momento muy especial. Pasé de ser una persona que observaba a estar dentro de una ballena”.

LEYENDA: “Creo que es algo que nadie ha experimentado y seguro que también fue una sorpresa para la ballena”, comentó Schimpf.