Bolivianos forman largas colas por dióxido de cloro

Pese a que está desautorizado, hasta militares y policías lo buscan en farmacias porque creen que cura el Covid-19.
11 Julio, 2020
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2020/07/largas-colas-por-cloro-en-bolivia.png

Pese a que las autoridades sanitarias de Bolivia, como muchos países del mundo lo consideran que no cura el Covid-19, miles de personas se agolpan desde hace una semana en la farmacias de La Paz, en busca de la supuesta cura milagrosa: el dióxido de cloro.

Las largas filas que se forman en farmacias, se incluyen a muchos policías y militares, pues hay compañeros fallecidos y contagiados con Covid-19, y temen ser los siguientes en las listas.

Ni los avisos de las autoridades advirtiendo de que el dióxido de cloro no está autorizado para tratar la Covid-19, logran disminuir las largas filas en farmacias de ciudades como Cochabamba, una de las más afectadas.

Todos van con esa consigna, de adquirir ese compuesto que según “escucharon” recupera a pacientes. Muchos de ellos leyeron en las redes que no solo cura el coronavirus, además previene.

Los “casos de recuperación” sanaron a enfermos, relatan los bolivianos que pacientemente esperan su turno para ser atendidos. “Hemos visto que sí tiene respuesta”, relata una mujer quien señala que en el mercado no se encuentra “nada que nos pueda tratar” contra esta enfermedad.

La mujer mantiene sostiene que con este tipo de remedios se busca “una alternativa” ante el virus y destaca que compañeras de su trabajo tuvieron “una mejora casi inmediata” al tomar el compuesto químico.

Como ocurre en varios países de la región, la mala situación de los hospitales ha llevado las personas busquen remedios prácticos que los pueda curar. En los últimos días se han vistos infectados muriendo en la calle con síntomas de Covid-19.

Muchos de los que fueron en busca de atención en algún centro de salud, no los atendieron porque muchos están colapsados. Tal es la situación que muchas familias esperan por días en casa con el féretro de un fallecido por la enfermedad, al estar saturado el cementerio de la ciudad.

Las filas en farmacias incluyen a muchos policías y militares, pues hay compañeros fallecidos y contagiados por el nuevo coronavirus.