Bob Marley pidió que le canten ‘El dinero no compra la vida’

Hijos cumplieron deseo de músico jamaiquino antes de morir de cáncer. A través de sus canciones con mensaje, el reggae se impuso en el mundo.
12 Mayo, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/05/Bob-Marley.jpg

En los últimos meses de Bob Marley, jamaiquino que llevó el reggae a todo el mundo, él se esforzó por dar paz a su país convulsionado por los conflictos sociales y las bandas del narcotráfico. Su cuerpo colapsó un 11 de mayo de 1981 y el rey del reggae se convirtió en mito.


Cuando en 1980 dio un concierto majestuoso en el Madison Square Garden como telonero de The Commodores, de Lionel Richie, el público le pedía regresar para seguir tocando. The Commodores ingresaron a cantar después de una larga espera y más de la mitad del público se había retirado. No fueron a ver al estelar, sino a los teloneros: Marley y los Wailers.

También puedes leer: Anita Martínez sufre pérdida de memoria, revela Jean Paul Strauss


A la mañana siguiente durante un partido de fútbol se desmayó. Cuando lo llevaron al Hospital Mount Sinai, los doctores lo desahuciaron. El cáncer se había extendido al cerebro, los pulmones y el hígado. Al enterarse de la noticia, Marley le preguntó al doctor cuánto tiempo le quedaba de vida. “Poco” respondió.

Pese a ello, siguió con las giras. Ante la frágil salud de Bob, se decidió suspender la gira. Durante la explosión global de Bob Marley, el reggae a través de sus canciones era conocido en todo el mundo. También las problemáticas de Jamaica, con sus letras con contenido social.

También puedes leer: “Me han catalogado de lo peor y está bien, me lo merezco”, dice Yahaira Plasencia

Después de un fallido tratamiento en Alemania, el 6 de febrero cumplió 36 años. En Jamaica le otorgaron entonces la Orden del Mérito. Una semana antes de su muerte, Marley fue trasladado a una clínica de Miami. Ahí estuvo rodeado por sus hijos, su esposa y sus amigos. Sus últimas palabras dirigidas a sus hijos Stephen y Ziggy fueron: “Canta la canción. El dinero no compra la vida”. Murió hace cuatro décadas cuando solo tenía solo 36 años.