Biblioteca de Alejandría no habría sido devorada por el fuego

Libro recientemente traducido al español sugiere que el conocimiento de esa biblioteca se perdió por falta de supervisión, liderazgo e inversión que imperó durante siglos.
8 Enero, 2022
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2022/01/Biblioteca-Alejandria-Exitosa.jpg

Un libro sobre la destrucción deliberada del conocimiento a lo largo de la historia arroja nueva luz sobre lo que verdaderamente le ocurrió a la gran biblioteca de la Antigüedad a la que se le atribuía que un supuesto incendio la habría destruido allá por el 47 a.C.


Refería Jorge Luis Borges en uno de sus numerosos —y deliciosos—apuntes bibliófilos un ensayo de Bernard Shaw en el cual, cuando el fuego amenaza la Biblioteca de Alejandría y alguien le advierte al César de que, si no hacen nada, arderá la memoria de la Humanidad, este responde: “Déjala arder, es una memoria de infamia”.

También puedes leer: Revelan discusiones sobre entrega de Nobel a Pablo Neruda


Y apostilla el escritor argentino: “El César histórico, en mi opinión, aprobaría o condenaría el dictamen que el autor le atribuye, pero no lo juzgaría, como nosotros, una broma sacrílega. La razón es clara: para los antiguos, la palabra escrita no era otra cosa que un sucedáneo de la palabra oral”.

Pero ¿y si el mito va más allá? ¿Y si en realidad el fuego no destruyó la Biblioteca de Alejandría? Richard Ovenden (1964) es un bibliotecario británico legendario. Además, es el autor de un libro tan emocionante como desolador que acaba de ser traducido en nuestro país por Silvia Furió: ‘Quemar libros. Una historia de la destrucción deliberada del conocimiento’ (Crítica).

Es esta una historia de dramas universales pero también íntimos. De cómo se alzaron y cayeron grandiosas bibliotecas como la de Asurbanipal, la del Congreso de EE.UU., la de Lovaina —que ardió dos veces—, las que arrasaron las hordas nazis o, más recientemente, la de Bagdad durante la infausta guerra de Irak.

También puedes leer: Giancarla di Laura: Mi recuento rocoto del 2021

“La Biblioteca de Alejandría”, cuenta Richard Ovenden, “creció sin parar desde su fundación”. No hizo falta el fuego, bastó la falta de consideración por el saber “Al parecer”, termina Richard Ovenden, “la causa última de la destrucción de la Biblioteca fue la falta de supervisión, liderazgo e inversión que imperó durante siglos.