Bancada naranja se quiebra con renuncia de 12 parlamentarios

Llamado de Salaverry para que enfrenten a la cúpula habría hecho efecto. Se dice que Alejandra Aramayo y Segundo Tapia serían los primeros. El número podría ser mayor.
31 Mayo, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/05/2-congresistas-posible.jpg

Entre ocho y 12 congresistas de Fuerza Popular renunciarían en los próximos días a la bancada naranja, luego del llamado que les hizo el presidente del Congreso, Daniel Salaverry, para que no se dejen intimidar por la cúpula fujimorista, según fuentes confiable del Parlamento Nacional.

Los primeros en abandonar esa representación serían los congresistas Alejandra Aramayo y Segundo Tapia, indican las fuentes, pero a ellos se podrían sumar muchos más cuyos nombres se conocerían en los próximos días.

Exitosa trató de comunicarse con los algunos integrantes de la cúpula naranja, pero, extrañamente, ninguno de ellos contestó el teléfono. Posteriormente se dijo que la “dirección de Fuerza Popular” se había reunido de urgencia a pedido del vocero Carlos Tubino “para analizar la situación”.

Sin embargo, en la noche trascendió que a Aramayo y Tapia le seguiría Leyla Chihuán.

Salaverry habría logra­do con su mensaje que los legisladores se armen de valor y decidan renunciar a la bancada aún mayorita­ria en ese poder del Estado, como lo afirman nuestras los informes confidenciales.

Las rupturas hablan que esta organización jamás fue un verdadero partido políti­co porque simplemente ca­recía de programas y estruc­tura orgánica. Por ejemplo, en septiembre de 2016, Yeni Vilcatoma renunció a Fuer­za Popular, para regresar dos años después.

Patricia Donayre renun­ció también en 2017 y se sumó a la bancada de PPK. Luego salió de este grupo parlamentario.

Pero la mayor escisión ocurrió el 1 de marzo de 2018 con la salida de Sonia Echevarría, Luis Ávila, Este­lita Bustos, Marita Herrera, Maritza García, Guillermo Bocángel, Bienvenido Ra­mírez, Clayton Galván, Mar­vin Palma, Luis Yika, Lizeth Robles y Kenji Fujimori.

Ellos dimitieron a la ban­cada tras la suspensión de Kenji Fujimori por el caso Moisés Mamani y la presun­ta compra de votos para evitar la vacancia del en­tonces presidente Pedro Pa­blo Kuczynski. Ahora todos ellos integran la bancada de Cambio 21.

Cambios

El 16 de julio de 2018, Palo­ma Noceda se alejó de gru­po luego de mostrar sus diferencias con la forma en la que se conducía el fuji­morismo. Permanece ahora como no agrupada.

A estos parlamentarios se sumó Francesco Petrozzi, quien buscó nuevas alter­nativas a partir del 20 de octubre de 2018. El presidió la Comisión de Cultura del Congreso y su renuncia tuvo que ver con diferen­cias con las ideas de Fuerza Popular y ahora pertenece a la Bancada Liberal.

El recuento continúa con Úrsula Letona quien renun­ció el 28 de noviembre de 2018. Su caso aún no se ha resuelto y está pendiente de solución.

Finalmente, el 9 de enero de 2019, Daniel Salaverry, Glider Ushñauhua, Miguel Castro, Rolando Reátegui y Yesenia Ponce renunciaron a la ban­cada. Por ahora permanece­rán como independientes.

Parece que el fujimoris­mo enfrentará otra esci­sión y tal vez sea de nece­sidad mortal, mientras su lideresa, Keiko Fujimori, purga 36 meses de prisión preventiva.

Se reducirán a la mitad

Fuerza Popular que inició el periodo legislativo en el 2016 con una mayoría abrumadora de 73 congresistas, a la actualidad cuentan con 55 miembros. Una ola der re­nuncias como la que se anuncia, la bancada se reduciría a la mitad de lo que ahora cuenta.

Esta situación se agrava para la próxima legislatura que se inicia en agosto y con el reacomodo de nuevas bancadas, la agrupación de Keiko Fujimori perderá el con trol no solo de la mayoría sino también de las comisiones y de la Co­misión Permanente. Con ello, los famosos blindajes a los corruptos ya no deben pasar.

Karina Beteta (FP), considerada una de las más fieles kei­kistas, dijo que la estrategia de la recomposición de comi­siones, evidencia que titular del Parlamento, se encuentra “preocupado” por las investigaciones en su contra.

“Si el señor Salaverry votaba pudo haber dirimido la in­vestigación contra el ex fiscal de la Nación Pedro Cháva­rry, pero no lo hizo porque se acobardó y ahora le miente descaradamente al pueblo al culpar a una bancada de supuesto blindaje a Chávarry”.