Argentina: Científicos identifican nuevas secuelas del COVID-19

Además de problemas respiratorios, pacientes que superaron el coronavirus tendrían dificultades de concentración, ansiedad, fatiga o trastornos del sueño.
12 Julio, 2021
https://i0.wp.com/exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/07/secuelas-covid.jpg

Las personas que transitaron el COVID-19 pueden llegar a tener “síntomas residuales neurológicos” mientras que “un 17% de las personas que tuvieron la enfermedad, sufren trastornos de ansiedad seis meses después de haberse infectado”, por lo que es necesario un “abordaje interdisciplinario”, aseguraron especialistas argentinos.


También puedes leer: Cuba | Cientos de personas protestan en contra del Gobierno: “¡Abajo la dictadura!”

“Existen una variedad de síntomas residuales dentro del espectro neurológico, tales como cefalea discapacitante, accidentes cerebrovasculares, crisis convulsivas y alteraciones en el movimiento con inestabilidad, debilidad y dolores musculares como resultado de la internación prolongada” por el coronavirus, afirmó Máximo Zimerman, director médico de Cites Ineco (Instituto de Neurología Cognitiva).


Los especialistas de la salud mental enumeran que los síntomas van desde dolores de cabeza, ansiedad, fatiga o trastornos del sueño. La niebla mental es una de las secuelas más frecuentes, sostiene Julián Bustin, jefe de la Clínica de Memoria y Gerontopsiquiatria de Ineco.

Afirma que la misma “se trata de una condición compleja y discapacitante que no les permite a los pacientes mantener sus actividades cotidianas, ya que incide tanto física como mentalmente” y sostiene que para reducir el impacto funcional de las secuelas cognitivas y los aspectos emocionales es importante poder abordar al paciente en tiempo y forma, aplicando el tratamiento adecuado.

También puedes leer: Haití: el mensaje de la primera dama tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse

“Vemos en el consultorio cada vez más secuelas neuropsiquíatricas del COVID-19. Esos síntomas pueden aparecer hasta 12 semanas después de tener la infección. Son síntomas prolongados que se dan hasta en un 33% de las personas que tuvieron COVID-19, como depresión, ansiedad, trastornos por estrés postraumático, problemas de sueño y niebla mental, que es la sensación de fatiga o cansancio mental, que hace difícil concentrarse y realizar las actividades de la vida diaria. Esto empeora cuando hacemos actividades, pero no necesariamente mejora cuando hacemos reposo”, sostuvo el especialista.