Arequipa: Clan familiar importaba mujeres de Venezuela para prostituirlas

La Policía logró desarticular organización dedicada a captar a mujeres en el país llanero para traerlas al Perú y explotarlas sexualmente
29 Julio, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/07/Una-pareja-de-venezolanos-eran-los-líderes-del-clan-que-traficaba-con-extranjeros-1.jpg

La mañana de ayer, personal policial del área de Trata de Personas de la Divincri logró desarticular un clan familiar conformado por venezolanos que traficaban con mujeres.


Los sujetos captaban señoritas en Venezuela y las traían al Perú para prostituirlas. Tres extranjeras víctimas de la banda delictiva fueron rescatadas.

También puedes leer: Arequipa: Ladrones matan a minero para robarle 30 mil soles en efectivo


Fue una ciudadana venezolana de 18 años que había sido captada por el clan, la que denunció el caso ante la Policía el último martes.

Tras la alerta, los efectivos realizaron un operativo y lograron capturar a Victoria Zamora Brito (20) y Luis Rivero Acosta (28) ambos venezolanos quienes serían los líderes de la banda criminal dedicada a la trata de personas y tráfico de migrantes.

Los sujetos estaban escondidos en el quinto piso de un departamento ubicado en la urbanización Los Jazmines (Paurcarpata).

En otra habitación del departamento, el clan tenía retenidas a tres venezolanas, quienes vivían en pésimas condiciones. Apenas tenían un catre y un colchón para descansar.

Ellas fueron rescatadas por la policía y luego de ser trasladadas a la Divincri también denunciaron que fueron captadas en Venezuela con engaños y tras llegar a Arequipa eran obligadas a prostituirse bajo la modalidad de delivery a hotel. Además, eran amenazadas de muerte si denunciaban el hecho.

 Así operaban

Según el testimonio de las agraviadas, la banda criminal las captaba en Venezuela y les ofrecían trabajos con todos los beneficios en el Perú.

Sin embargo, una vez que llegaban al país las metían en un cuarto y les decían que debido a la pandemia no hay trabajo y por lo tanto tenían que prostituirse.

El dinero que recolectaban las mujeres durante los primeros meses, únicamente servía para pagar al clan por los supuestos gastos de pasaje (Venezuela-Perú), hospedaje y alimentación que superaba los 14 mil soles por persona.

Ellas vivían en cautiverio y únicamente salían de su habitación para cumplir con sus servicios sexuales.

Un integrante de la organización criminal las llevaba y recogía de los hoteles donde requerían sus servicios.

Si las mujeres se negaban, eran amenazadas de muerte. Ellas estaban sometidas porque no tenían a donde ir.

MÁS EN EXITOSA