Analizan si zumbido persistente en los oídos es una secuela de COVID-19

La investigación fue puesta en marcha luego de que una persona recuperada de COVID-19 se suicidó por sufrir constantes zumbidos en los oídos.
31 Marzo, 2021
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2021/03/tinnitus-covid.jpg

Nuevas secuelas de la COVID-19 comienzan a aparecer luego de un año de su proliferación en el mundo. Una de ellas, que es analizada por expertos, es el zumbido persistente en el oído.


MIRA: López Aliaga confirma participación en debate y advierte que denunciará por difamación a quienes lo insulten

La investigación fue puesta en marcha luego del suicidio de Kent Taylor, fundador y director ejecutivo de la cadena de restaurantes en Estados Unidos, a causa de tinnitus, término médico atribuido al constante zumbido en los oídos.


Tras vencer la COVID-19, Taylor padeció tinnitus grave, entre otros problemas de salud. Tras su fallecimiento, la familia de Taylor comunicó que él padeció un sufrimiento “insoportable”.

No obstante, las investigaciones aún no confirman si el tinnitus está vinculado con la COVID-19 (y si es así, con qué frecuencia ocurre). Tampoco la Organización Mundial de la Salud (OMS) o los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos manifestaron que el tinnitus es un síntoma del nuevo coronavirus.

Si bien los problemas auditivos son comunes en otras infecciones virales, el tinnitus, junto con la fatiga, la dificultad para respirar y los mareos, está en la lista de síntomas de la COVID-19 prolongada publicada por el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido.

Además, el Journal of International Audiology publicó el último 22 de marzo que realizó un análisis de sesenta informes de casos y estudios. En la investigación descubrieron que el 15% de los adultos con COVID-19 reportaron síntomas de tinnitus.

Según The New York Times, los autores concluyeron que las personas entrevistadas estaban describiendo un nuevo padecimiento o una condición que empeoraba, aunque están dando seguimiento al estudio con casi sesenta investigadores para estar seguros de cómo se redactaron las encuestas.

 EN TWITTER