Alan García en la matanza de Cayara

Testimonio. Alan García viajó a Cayara y dio personalmente la orden de retirar los cadáveres, y borrar las manchas de sangre.
14 Mayo, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/05/alan.jpg

A continuación, el resumen de la entrevista que la Comisión de la Verdad y Reconciliación Nacional le hizo al fiscal Carlos Escobar sobre la matanza de Cayara:

Tras la intervención de mi Fiscalía, su viaje a Cayara y la comprobación de la responsabilidad del Ejército en los hechos, el presidente Alan García viajó a Ayacucho. En una conversación privada que sostuvimos en el hotel de Turistas, él se comprometió a enviar médicos desde Lima para poder realizar exhumaciones y peritajes médicos. Yo le solicite que lo hiciera inmediatamente.

A la salida del hotel, García dio una conferencia de prensa, pero los médicos llegaron después de una semana. Cuando llegamos al lugar donde estaban las fosas, los soldados se habían llevado los cadáveres y las manchas de sangre habían sido borradas.

Varios meses después me encontré con el coronel Rafael Córdova, quien había sido el segundo de Valdivia en los “cabitos”. Córdova me refirió que, después de mi entrevista en el hotel de turistas, García viajó junto con él a Cayara, y dio personalmente la orden de retirar los cadáveres y borrar las manchas de sangre.

Fue entonces que entendí la razón de tantas obstrucciones a la investigación: los militares, con anuencia del gobierno aprista y el fiscal de la Nación estaban desapareciendo las pruebas de la matanza en Cayara. Solo se pudo realizar la necropsia a un cadáver, el de Jovita García, el cual también desapareció, lo cual sirvió para que el Senador Carlos Enrique Melgar afirmara que jamás había existido.

En una conversación en una reunión convocada por “La Republica” con el General Salinas Sedo este muy locuaz me refirió, entre otras cosas, que después de enterrado el cuerpo de Jovita García por orden del juez de Cangallo, fue sacado de su sepultura por orden del mismo Capitán que la había matado, cuya fotografía yo había remitido en su oportunidad al Fiscal de la Nación Hugo Denegri.

Alan García en la desaparición de los cadáveres

En una amplia entrevista concedida en noviembre de 2002 a un portal de noticias, el exfiscal especial del Caso Cayara respondió y lo reproducimos textualmente:

¿Cuál fue la participación de Alan García en la desaparición de los cadáveres de la matanza de Cayara?

Tras la intervención de mi Fiscalía, su viaje a Cayara y la comprobación de la responsabilidad del ejército en los hechos, el Presidente García viajo a Ayacucho. En una conversación privada que sostuvimos en el hotel de Turistas, él se comprometió a enviar médicos desde Lima para poder realizar exhumaciones y peritajes médicos. Yo le solicite que lo hiciera inmediatamente…

A la salida del hotel, García dio una Conferencia de Prensa, pero los médicos llegaron después de una semana. Cuando llegamos al lugar donde estaban las fosas, los soldados se habían llevado los cadáveres y las manchas de sangre habían sido borradas. Varios meses después me encontré con el Coronel Rafael Córdova, quien había sido el segundo de Valdivia en los “cabitos” ; Córdova me refirió que, después de mi entrevista en el hotel de turistas, García viajo junto con él a Cayara, y dio personal mente la orden de retirar los cadáveres y borrar las manchas de sangre.

Fue entonces que entendí la razón de tantas obstrucciones a la investiga ción: Los militares, con anuencia del gobierno aprista y el fiscal de la Nación estaban desapareciendo las pruebas de la matanza en Cayara. Solo se pudo realizar la necropsia a un cadáver, el de Jovita García, el cual también desapareció, lo cual sirvió para que el Senador Carlos Enrique Melgar afirmara que jamás había existido.

En una conversación en una reunión convocada por “La Republica” con el General Salinas Sedo este muy locuaz me refirió, entre otras cosas, que después de enterrado el cuerpo de Jovita García por orden del juez de Cangallo, fue sacado de su sepultura por orden del mismo Capitán que la había matado, cuya fotografía yo había remitido en su oportunidad al Fiscal de la Nación Hugo Denegri. (Por Tito Alvites)