Sereno de Surco celebrará su día con cinturón de su hijo campeón mundial de boxeo

Don Ricardo Astuvilca Roque (49) trabaja más de una década en el Serenazgo de Surco y es padre de 4 hijos.
15 Junio, 2019
https://exitosanoticias.pe/v1/wp-content/uploads/2019/06/8-1.jpg

La Gerencia de Seguridad Ciudadana de la Municipalidad de Santiago de Surco cuenta entre sus filas con el orgulloso progenitor de ‘El Cacique’, el pugilista Ricardo Astuvilca (30), quien en mayo último se convirtió en el campeón de peso mínimo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Este domingo, su hijo le colocará su cinturón como un homenaje por sacar adelante a la familia. El año pasado, este sereno perdió a su esposa por el cáncer de mama. Desde entonces, comparte roles cuidando a los vecinos y a sus hijos menores de 13 y 8 años.

Don Ricardo Astuvilca Roque (49) trabaja más de una década en el Serenazgo de Surco y es padre de 4 hijos. El mayor es ‘El Cacique’. Al fallecer su pareja, Epifania Rondinel, asumió otras responsabilidades como cocinar, preparar el desayuno para sus niños, llevarlos al colegio y ayudarles con las tareas. A la par, cumple su labor como agente municipal.

“El momento más triste de mi vida fue cuando perdí a mi esposa. Estuvo en tratamiento pero hizo metástasis y no resistió. Al momento sigo con mis hijos y seguiré haciéndolo. Ahora soy mamá y papá. No debo retroceder. Ya perdí a mi ser amado”, expresó.

Astuvilca Roque trata de no quebrarse y busca con la mirada a su hijo homónimo. Ricardo venció el 25 de mayo al nicaragüense Julio ‘El Gigante’ Mendoza. Desde entonces es campeón mundial y en un par de meses deberá defender su título. Su padre lo apoyó desde niño cuando descubrió su gusto por este deporte.

“De niño le dije que debía defenderse y descubrió el box. En el fútbol no la hizo. Ahora él me enseña. De vez en cuando entreno con él. Incluso corro por el Pentagonito. Llego a dar tres vueltas”, afirmó.

‘El Cacique’ reconoce en su padre a una persona digna de imitar. Incluso, hay días en que lo entrena.

“Él está pendiente de mis hermanos menores, sobre todo de mi hermanita, la última, que tiene 8 años. Lo admiro. Estoy muy orgulloso de él. Si no se hubiese fuerte con nosotros, hubiésemos llevado una vida equivocada. Quiero que pase un gran día. Tiene que bajar más de peso”, dijo el boxeador con una sonrisa para luego colocarle su cinturón de campeón mundial.