OPINIÓN | “Tigrillo” Navarro: A voltear la página

De ahora en adelante tenemos que pen­sar siempre en positivo. Creer que si se in­vierte en el deporte y se tiene un técnico ganador, lograremos nuestras metas...

Todavía no lo puedo creer. Nuestros compatriotas prácticamente llenaron el Ekaterimburgo Arena y se fueron con lá­grimas en los ojos por la eliminación. Es injusto, pero así es el fútbol. Gana el que hace el gol, y nosotros fallamos varias, igual que ante Dinamarca.

Hablar que merecimos el empate está de más. Pero no hay que lamentarnos. De­bemos pensar que morimos con la cabe­za en alto y poniendo contra las cuerdas a un equipo que costaba casi 10 veces más que nosotros y al que lo asustamos las ve­ces que queríamos.

Un equipo que en el papel nos iba a go­lear, pero al que, como se dice en el ba­rrio, ‘le paramos el macho’ sin importar los nombres. Griezmann, Pogba, Giroud, Umtiti, Varane y otros más, nunca pasa­ron por encima a los Guerrero, Flores, Cueva, Farfán ni Rodríguez.

Me da tristeza ver a nuestros ‘hermanos’ que viajaron casi 26 horas en tren –el pasaje en avión es muy caro– solo para estar junto a nuestra selección y que se vayan derrota­dos. Pero toda esta pena tiene que quedar en el pasado. El martes enfrentamos a Aus­tralia y tenemos que ganarle para, aunque sea, gritar un gol en Rusia 2018 y no vivir de los recuerdos de España ’82.

Escuché a Gareca en la conferencia de prensa y dijo algo muy cierto. “Las autorida­des se tienen que dar cuenta que Perú tiene un potencial enorme de cara al futuro”. Así es. Los que están a la cabeza deben meterse el chip de que así como clasificamos a un mundial luego de 36 años, podemos clasifi­car al del 2022 en Catar. Todo esto se planifi­ca con tiempo y podemos hacerlo.

De ahora en adelante tenemos que pen­sar siempre en positivo. Creer que si se in­vierte en el deporte y se tiene un técnico ganador, lograremos nuestras metas. Así como creí en mi fuente que me dijo que Paolo Guerrero sí jugaría en Rusia 2018, creo firmemente que estaremos en Catar 2022, sea con “Mi Paolo, tú Paolo y nuestro Paolo” o sin él. ❖

TAMBIÉN PUEDES LEER: