Teletrabajo: la tendencia de laborar desde el hogar ya se aplica en el Perú

El 25% de empresas privadas en el país ya implementa este mecanismo, sobre todo en el ámbito de las telecomunicaciones, la banca y los servicios empresariales. 

Josselyn Revilla

Años atrás, la posibilidad de trabajar desde casa y pasar más tiempo con la familia era un sueño casi imposible. Hoy, sin embargo, es una modalidad prometedora en el Perú, con alrededor del 25% de las empresas que la aplican o la aplicaron en los últimos años. Así lo reveló el gerente del portal de trabajo Aptitus, Joseph Zumaeta.

Explicó que desde un inicio, con la incorporación de la Ley N° 30036 –norma que regula el llamado ‘teletrabajo’ o trabajo desde casa– en 2016, las empresas empezaron a generar este tipo de puestos relacionados con el ámbito de la tecnología, ya sea como programadores o desarrolladores web. Luego, sin embargo, adicionaron otros rubros y el número de empleos con esta modalidad se elevó.

“Hay un nivel importante de crecimiento, porque en el primer año (de la vigencia de la norma), apenas era de 2% y el segundo año de 10%”, expresó el especialista. Para graficar aún más ese aumento, reveló que de enero a julio de este año, Aptitus registró un total de 2,351 avisos bajo esta modalidad, en comparación con los 1,023 publicados en el mismo periodo del año 2017. Más del doble.

Los rubros

Zumaeta sostuvo que este incremento, cada vez mayor, obedece a los beneficios que origina este modo de trabajo. Mencionó, por ejemplo, el ahorro que genera en las empresas en materia de tiempo, equipos y espacio físico (alquiler de oficinas). Además, del hecho de no tener que lidiar con uno de los problemas más importantes que tiene el país en este momento, sobre todo en la capital: el caótico tráfico vehicular.

“En base a Aptitus, las empresas alojadas en los rubros de telecomunicaciones, banca y servicios empresariales son las que solicitan personas para teletrabajo”, detalló. Los puestos van desde programación, marketing digital, diseño, community manager, analista financiero, contaduría, auditoría, algunos tipos de ingeniería, entre otros.

Regulación

El representante de Aptitus avizoró que al 2021, el grueso laboral que migre al teletrabajo llegará al 35%. Al respecto, resaltó que este tipo de empleo busca potenciar la productividad y los resultados. “No solo hablamos de los millennials (nacidos desde 1980), sino también los centennials (nacidos desde el 2000 en adelante); gente que viene con una intención distinta de trabajar, con una predisposición a crear, aportar y aprender, pero que tienen una necesidad de libertad y manejar sus tiempos”, anotó Zumaeta.

Precisamente, es el factor tiempo el que necesita de una mayor regulación para una idónea aplicación del teletrabajo en el Perú, y así lo explica Jorge Agreda, socio del área laboral de la empresa de asesorías empresariales EY Perú. “Como está en su domicilio, el control puede ser complicado. Es decir, el trabajador puede prestar más o menos horas de las que le corresponde”, opinó.

Horas extras

Ante esa posibilidad, Agreda incidió en que el empleador tiene la obligación de verificar que el trabajador no exceda la jornada laboral de 8 horas diarias o 48 horas semanales. De lo contrario, tal como ocurre con otros tipos de trabajo, la empresa deberá pagar las horas extras o sobretiempo (Artículo N° 267 Ley General del Trabajo).

Como medidas de control, citó a las aplicaciones de inicio de sesión, los correos electrónicos, el control de ingreso y salida de la red de la empresa, entre otros. Por último, recordó que una persona que trabaja en casa tiene los mismos beneficios que aquella que realiza una jornada normal, ya sea en cuanto a seguro, CTS, utilidades, AFP y otros.

GASTOS QUE DEBEN SER EVALUADOS

El socio del área laboral de EY Perú, Jorge Agreda, resaltó que si bien el trabajo es desde casa, la empresa tiene la obligación de asumir algunos gastos que deben ser especificados en el contrato de trabajo. Ello, a fin de no perjudicar al empleado. “Las visitas esporádicas a algunos clientes, los software o adquisiciones necesarias para cumplir con su tarea. La idea de un trabajo es que el empleador debe asumir los riesgos o costos del negocio, y no se los transfiera al empleador. Si los transfiere por una situación atípica como el teletrabajo, debe compensar o reembolsar al trabajador”, precisó.

 INDECOPI, PIONERO EN EL ESTADO

En agosto de este año, el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi) anunció su incursión a esta modalidad, convirtiéndose en la primera entidad del Estado en hacerlo. Esto a través de la Dirección de Signos Distintivos, Dirección de Innovación y Nuevas Tecnologías y la Sala de Eliminación de Barreras Burocráticas. “El piloto está orientado a levantar información que nos ayude a hacer los ajustes necesarios para viabilizar y ampliar el número de puestos que la aplican, especialmente en áreas que dan al servicio ciudadano”, precisó el gerente general de Indecopi, Javier Coronado. Sostuvo que la meta es mejorar la productividad en un 30%, así como la competitividad y atención a los usuarios. Asimismo, aseguró que por medio de los colaboradores capacitarán a los empleados y regularán una idónea implementación.

TAMBIÉN PUEDES LEER: