Tecnologías que marcarán nuestro futuro inmediato:

"Algún día seremos capaces de enviarnos ideas complejas entre nosotros", vaticina Zuckerberg.

Los avances tecnológicos del último cuarto de siglo han marcado de forma decisiva la vida del ser humano, pero el progreso no se ha detenido.

La telefonía celular, el internet de las cosas, el ‘Big Data’ y la inteligencia artificial son los pilares de los inventos del futuro inmediato.

Los drones, los coches sin conductor, la realidad aumentada y la virtual, los ‘wearables’ y la impresión 3D serán cada día tecnologías más habituales.

Todo, desde el trabajo y las tareas cotidianas hasta el ocio o incluso las relaciones personales son muy diferentes a lo que fueron hasta el siglo XX. En 2018, nos movemos en una realidad que en otros tiempos calificaríamos de ciencia ficción.

El futuro cercano parece aún más impresionante, todo un ecosistema de hardware y software que girará en torno a varias áreas interconectadas:

La telefonía celular, gran revolución de la última década y principal motor de los avances tecnológicos; el internet de las cosas, que aspira a convertir la red en algo aún más etéreo y omnipresente, oculto en cada lugar y cada objeto;

El Big Data o almacenamiento de grandes cantidades de datos en la nube (cloud computing); y el desarrollo de la inteligencia artificial, que hace que las máquinas tengan un componente cada vez más humano.

Los progresos en ingeniería biónica: desde sorprendentes aplicaciones en medicina, algunas de las cuales ya se llevan a cabo —personas ciegas que recuperan la vista, por ejemplo—, hasta usos más mundanos como chips implantados en la piel que permitirían identificarse, acceder al transporte público o abrir la puerta de casa con sólo acercar la mano a un dispositivo electrónico.

A partir de esta idea, expertos como Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, creen que tal vez algún día el ser humano será capaz de construir algo parecido a la telepatía, un sistema que permitiría conectar nuestra mente a la nube para comunicarnos.

“Algún día seremos capaces de enviarnos ideas complejas entre nosotros”, vaticina Zuckerberg.

La longevidad también está en el punto de mira de gigantes tecnologicos como Facebook o Google, empresa que asegura que ya trabaja para que las personas puedan llegar a vivir 500 años en el futuro.

Pero no hace falta irse tan lejos para maravillarse con los prodigios que ya es capaz de hacer la tecnología a día de hoy.

Magia tecnológica en cada rincón la  Realidad virtual:

Aunque los orígenes de esta tecnología se sitúan más de un siglo en el pasado, no ha sido hasta ahora cuando ha alcanzado los niveles de calidad y abaratamiento necesarios para comercializarse de forma masiva y sorprender a medio mundo.

Con un casco o unas lentes de realidad virtual, el usuario viaja a un mundo virtual en 3D que puede contemplar o incluso recorrer en primera persona en 360 grados. Gracias a este ingenio es posible montar en una montaña rusa, asistir a una clase de cirugía o ir de safari por la sabana africana sin levantarse del sillón. Wearables

El desarrollo del internet de las cosas dio su primer gran paso con los wearables, prendas de vestir y complementos conectados a la red que ofrecen multitud de nuevas posibilidades.

Los relojes inteligentes ya se han asentado en el mercado y los dispositivos relacionados con la salud y el deporte son cada vez más populares: pulseras para corredores, camisetas deportivas que miden las constantes vitales, zapatillas con GPS… Robótica

Los robots, ese germen de fantasías de ciencia ficción que muchos ven como espantosas criaturas que nacieron para quitarnos el trabajo siguen su evolución lenta pero segura.

En Japón, país pionero en robótica, ya hay tiendas, hoteles y restaurantes que cuentan con robots en sus plantillas; los rusos han diseñado una cucaracha robot para localizar vidas humanas tras un terremoto; científicos españoles han mejorado un robot quirúrgico creado en EE UU; la Marina estadounidense ha desarrollado un prototipo de robot bombero capaz de caminar entre las llamas…

La evolución de la computación emocional, la domótica y el internet de las cosas llevará la robótica un paso más allá. Drones Dentro de la robótica, los drones han alcanzado una entidad propia.

En los últimos años, estos vehículos aéreos no tripulados de multitud de formas y tamaños han invadido los cielos del planeta.

Aunque comenzaron a utilizarse sobre todo con fines militares, ya se emplean en ámbitos tan diversos como la agricultura, la mensajería, el cine, el periodismo o la protección medioambiental.

Las posibilidades son incontables: rodaje de tomas aéreas (mucho más baratas que hacerlas usando helicópteros), envío de paquetes, estudio no intrusivo de especies de plantas y animales, vigilancia de los cazadores furtivos, control y prevención de incendios, localización de montañeros perdidos, transporte de medicinas y alimentos a zonas de conflicto…

Realidad Aumentada.

Dejó de ser una tecnología de nicho y este 2018 llegará de la mano de gigantes tecnológicos, aunque en México comienza a ser un elemento utilizado en publicidad y entretenimiento.

 Internet de “los Ojos”.

Ya que cada vez más se cuenta con cámaras inteligentes y tecnología de reconocimiento visual, no sólo en los teléfonos inteligentes. “Gracias al machine learning, se podría reconocer a la gente y sus emociones y aprender sus costumbres”, señaló.

 Internet de los “Oídos”.

Que desarrolla el reconocimiento de voz y procesamiento del lenguaje natural y cada vez más dispositivos cuentan con esta tecnología.

Evolución femtech.

Que tiene que ver con la salud sexual y reproductiva centrada en la mujer y uno de los ejemplos más claros es Willow, un extractor de leche inteligente que cabe en el brasier y hace el seguimiento de la leche recolectada, la fecha y la duración de cada sesión de lactancia.

Entre 2018 y 2020 se lanzará una nueva generación de teléfonos con una velocidad y alcance de 5G, el cual tiene el potencial de hacer que el mundo sea seguro y eficiente, acelerando la velocidad de la innovación.

Producción hiperpersonalizada.

La cual transformará cómo se compra y cuánto se paga, y un ejemplo de ello es la Speedfactory, de Adidas en Alemania, que puede fabricar un par de tenis para correr en el instante tal como lo quiere el consumidor.

Tecnología de Asistencia.

La cual se aplica a personas con capacidades diferentes para vivir con independencia.

En este rubro, empresas como Toyota y Disney hacen uso de esta tecnología y han desarrollado dispositivos que permiten manejar un auto a través de vibraciones y sonido o vivir la experiencia de los fuegos artificiales a través de una experiencia táctil.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: