“Podemos enfrentar la violencia aprendiendo a manejar nuestra ira”

Entrevistamos a Mauricio Calderón Carranza, licenciado en Psicología por la PUCP, psicoterapeuta gestalt certificado por el Instituto Gestalt Perú, investigador social.
“Podemos enfrentar la violencia aprendiendo a manejar nuestra ira” “Podemos enfrentar la violencia aprendiendo a manejar nuestra ira”

¿Por qué hay tanta violencia en nuestra sociedad?

Somos un mundo que ha vivido con violencia durante miles de años y la expectativa de vivir en paz es una expectativa muy reciente, además hemos vivido una época de violencia política que ha dejado muchas huellas en muchos ámbitos de nuestra vida como sociedad y familia. Evitamos mirar esa parte de nuestra existencia, preferimos mirarnos como sociedad exitosa.

Las estadísticas de homicidios y feminicidios y, en particular, la agresión seguida de muerte que sufrió la joven Eyvi es una muestra de lo dañina que puede ser la ira.

¿Qué significa “manejar la ira”?

Al hablar de “manejar la ira”, estamos hablando, en primer lugar, de reemplazar los pensamientos irracionales y los “deberías” que disparan el malestar, la frustración o ira, porque el disparador no es el hecho en sí mismo, sino mi interpretación.

Estas creencias son las que personalizan contra mí (“él hace esto porque sabe que me molesta”),  perfeccionistas (“las cosas deben hacerse bien, como las hago yo y de ninguna otra manera”),  las que dramatizan (“es insoportable que las cosas no salgan como las planifiqué”), entre otras.

Mientras que los “deberías” son exigencias inflexibles como por ejemplo: “deberías estar casada”, “Deberías adelgazar” y muchas más. Todas estas ideas necesitan ser reemplazadas.

En segundo lugar, hablamos de manejar la ira sobre todo cuando hablamos de percibir la vida de otra manera, de desarrollar una espiritualidad y buscar armonía interior (paz interior) y exterior (con las demás personas y con el universo). Esta armonía lleva a aceptar la vida como es, por lo tanto, a dejar de correr en la carreara consumista de nuestra sociedad, a vivir más relajados, a ser más optimistas, a estar en el aquí y el ahora.

Las creencias del patriarcado son variaciones de las ideas irracionales de las que hablamos, son las creencias de pertenencia, las expectativas de control sobre el otro; en este caso, de la pareja o de la mujer pretendida. “Es insoportable que una mujer me diga que no”.

¿Cuáles son los objetivos a alcanzar con los y las participantes de tus talleres?

Esperamos que los y las participantes sean orientados para 1) identificar sus pensamientos que disparan su incomodidad, su frustración y su ira; 2) reemplazar aquellos pensamientos por otros saludables; 3) afrontar recuerdos con emociones intensas en los cuales se recomienda soltar, perdonar, etc.; 4) invitar a vivir en el aquí y el ahora, dejando de vivir en el pasado o el futuro; y 5) identificar en cuáles circunstancias es recomendable asesoría profesional.

¿Hay ira o cólera que no sea dañina?

La ira es una emoción básica, es parte de la vida, es saludable cuando nos sirve para defendernos en situaciones en que somos agredidos y es necesario una acción enérgica nuestra. Pero decimos que es dañina cuando destruye nuestra armonía interna y con los demás personas, cuando nos deja incómodos, cuando humillamos, asustamos, etc. Los feminicidios son ejemplo de esa ira totalmente destructiva.

TAMBIÉN PUEDES LEER: