OPINIÓN | Víctor López García: Venezuela in extremis

El mundo entero ha sido testigo del sangriento y cruel asesinato de un grupo de valientes liderados por el oficial Pérez que se levantaron en armas contra la dictadura

La dictadura incapaz y corrupta que viene destruyendo el país llanero parece haber llegado al límite en todo orden de cosas. No hay democracia ni libertad. Controlan en forma absoluta las entidades públicas utilizando la farsa y el fraude. Se imponen por el terror y el miedo. Detienen, encarcelan y asesinan a los opositores. Presionan y chantajean. Controlan totalmente las fuerzas armadas y policiales que participan del saqueo con el apoyo de miles de paramilitares y parapoliciales que han creado como organismos de fachada. Y con la asesoría e intervención directa de contingentes de cubanos del régimen comunista que paga de esta forma parte del petróleo que recibe.

 

El mundo entero ha sido testigo del sangriento y cruel asesinato de un grupo de valientes liderados por el oficial Pérez que se levantaron en armas contra la dictadura haciendo uso del “derecho de insurgencia” que les corresponde. Ante la aplastante diferencia de fuego optaron por rendirse; lo que está permitido en todo tipo de enfrentamiento. Sin embargo, los asesinaron brutalmente.

 

De esta manera la dictadura comunista manifiesta su decisión de no negociar nunca nada. Como lo han venido haciendo en los “diálogos” con la oposición que han sido una farsa para ganar tiempo y dividir a la MUD entre moderados y radicales.

 

Hasta ahora ha quedado demostrado que se quieren quedar en el poder a cualquier precio. Que no creen en elecciones limpias y democráticas. Controlan plenamente y a su servicio las instituciones judiciales y electorales. Acaban de excluir a Voluntad Popular y su líder López; hasta ahora el mejor candidato. Además, van a hacer elecciones inmediatas para asegurarse el triunfo. Hasta ahora todos los comicios los han ganado con fraude. En esas condiciones no es posible competir. Por eso los países democráticos de Europa, América Latina y Estados Unidos han expresado que no reconocerán esas pseudoelecciones y sus resultados.

 

El problema de Venezuela ya trasciende sus fronteras para afectar a sus vecinos principalmente. Son cientos de miles de personas que están migrando a Colombia, Ecuador y Perú, principalmente, huyendo del hambre y la miseria, la enfermedad y la muerte. Es una “crisis humanitaria”. No hay comida. No hay medicinas. Tienen la inflación más alta del mundo. Y la caída del PBI más grande del orbe. Los socialistas que vienen saqueando la Patria de Bolívar están destruyendo el país. En tanto, sus socios peruanos rojos y caviares siguen apoyando al régimen y pretenden aplicar dicho modelo en el Perú.

 

Al cerrarse todas las posibilidades democráticas la única vía que queda es la “insurgencia popular”. Antes que morir de a pocos la gente optará por morir peleando. Hasta ahora no queda otra. En tanto, desde nuestros países debemos seguir denunciando a los genocidas comunistas que perpetran Venezuela. Y evitar que venga Maduro a nuestro país. Y recibir y apoyar en la medida de nuestras posibilidades a nuestros hermanos que llegan al Perú.

TAMBIÉN PUEDES LEER: