OPINIÓN | Víctor López García: Venezuela, América Latina y las izquierdas

Los resultados están a la vista de todos. Dictadura criminal y corrupta en lo político, con asesinatos y presos políticos.
OPINIÓN | Víctor López García: Venezuela, América Latina y las izquierdas OPINIÓN | Víctor López García: Venezuela, América Latina y las izquierdas

Desde que Chávez gana las elecciones en Venezuela con un discurso antitodos y comienza un gobierno estatista y socialista, los izquierdistas de América Latina de todos los pelajes comienzan a mirar con simpatía a ese régimen que inaugura lo que denominaban el “socialismo del siglo XXI” que en forma progresiva se fue convirtiendo en una dictadura en todas sus expresiones; copando y tomando las entidades gubernamentales plenamente y utilizando los procesos electorales amañados como el instrumento para perpetuarse en el poder. Con el control absoluto del Estado no hay balance de poderes. Todo lo maneja el llamado Partido Socialista Unificado. De esta manera han acabado con las libertades de expresión y de prensa, de propiedad y de posesión. Y con la colaboración de los contingentes de militares, policías y profesionales y técnicos cubanos han ido reproduciendo el modelo de la isla de control político y social en la patria de Bolívar.

Los resultados están a la vista de todos. Dictadura criminal y corrupta en lo político, con asesinatos y presos políticos. Derrumbe productivo en lo económico con la inflación más alta del mundo. Pobreza y miseria en lo social, al punto que no hay alimentos ni medicinas. Algunas personas comen en los basurales; algo nunca imaginado en un país tan rico. Corrupción absoluta y generalizada en todos los ámbitos públicos. Los indicadores internacionales dan cuenta que el régimen comunista de Maduro es la negación más absoluta a la democracia, la libertad y la justicia. Incluso con delitos de lesa humanidad. Y también con crisis humanitaria que obliga a que cientos de miles de personas tengan que verse compelidos a migrar a los países vecinos para sobrevivir de alguna manera; antes que morir de pocos en su país.

Esta es la realidad. Venezuela tiene un régimen dictatorial corrupto y criminal. Todo el mundo lo sabe. O todo el mundo se da cuenta. Menos los izquierdistas de todas las layas de América Latina y el Perú que siguen defendiendo en forma directa o indirecta el desastre que vienen perpetrando en el país llanero. Algunos dicen que no es dictadura porque su origen es electoral. Y se olvidan que todas las elecciones que se hicieron cuando se instalaron en el poder fueron manipuladas para reproducirse en el gobierno. Sustituyeron los rojos la lucha armada por los comicios electorales. Otros, aducen que el gobierno es antimperialista y anticapitalista, lo que es tan solo un saludo a la bandera. Dependen bastante de los Estados Unidos que por ello tiene instrumentos de presión que aún no utiliza. Otros, se hacen los locos porque alimentan con crudo a la dictadura cubana y a otros regímenes izquierdosos de la región. También hay quienes defienden a Chávez antes y ahora a Maduro porque recibieron apoyo financiero y logístico para sus partidos y movimientos. Es el caso de algunos dirigentes de la izquierda peruana. De igual manera que hay quienes avalan al régimen venezolano tan solo porque se llaman o se consideran de izquierda.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: