OPINIÓN | Víctor López García: Chávez, Maduro y las izquierdas peruanas

Lo que ocurre es que a esta mediocre izquierda nacional le cuesta cuestionarse y sincerarse y marcar distancia
OPINIÓN | Víctor López García: Chávez, Maduro y las izquierdas peruanas OPINIÓN | Víctor López García: Chávez, Maduro y las izquierdas peruanas

Las diversas expresiones de las izquierdas peruanas que se reclaman depositarias y herederas de las tradiciones internacionales, latinoamericanas y nacionales del marxismo, leninismo, trotskismo, maoísmo, guevarismo y castrismo; así como identificadas y comprometidas ( de muchas maneras e intensidades ) con los fracasados modelos de “socialismo realmente existente” de la Unión Soviética y Cuba, o de los regímenes de “socialismo de mercado” de la China; se mantienen firmes en su apoyo implícito o explícito a la genocida, incapaz y corrupta dictadura de Maduro hoy como antes lo fue Chávez en la hermana tierra de Bolívar.

Allí está como muestra el comportamiento político de los dirigentes y líderes del Frente Amplio y de Nuevo Perú que hasta ahora no han criticado, menos condenado al comprobado régimen dictatorial de la mafia comunista que aliado con el gobierno cubano y con los autócratas que aún quedan de los denominados países del “socialismo del siglo XXI” vienen destruyendo la economía y la sociedad de Venezuela, al punto de cometer “delitos de lesa humanidad” contra la población y crear ya una “crisis humanitaria” por el hambre y las enfermedades que padece la población; y que obliga que millones de personas de todas las edades y condiciones tengan que verse obligados a emigrar a los países vecinos principalmente.

Los comunistas criollos reciclados de caviares o de izquierdistas siguen manteniendo desde posiciones ambiguas hasta apoyos abiertos que aparecen como un insulto al sentido común y a la inteligencia de los peruanos. Está debidamente probado que en el país llanero no hay democracia, libertad y justicia. Que la costra mafiosa de civiles y militares en el poder controla todas las entidades públicas. Que no hay un ápice de equilibrio de poder. Que las elecciones son fraudulentas. Que es un país militarizado y policiaco. Que las bandas armadas paramilitares ejercen control y dominio de la población. Que han quebrado la economía con la estatización y socialización de los medios de producción y la riqueza. Que ahora Venezuela es un país empobrecido y humillado. Todos se dan cuenta menos los rojos y rosados de aquí.

Por supuesto que no son tontos ni brutos para no darse cuenta. Lo que ocurre es que a esta mediocre izquierda nacional le cuesta cuestionarse y sincerarse y marcar distancia de ese modelo de opresión y dominación inaceptable ahora más que antes. De un lado les cuesta discrepar de sus hermanos comunistas que han liquidado un país; mucho más cuando han recibido prebendas de tales regímenes. Y lo más grave es que estos atrasados históricos pretenden ganar las elecciones y gobernar el Perú. Por supuesto para aplicar sus fracasados modelos autoritarios, dictatoriales y totalitarios en lo político. E instaurar sus esquemas socialistas y comunistas en lo económico y social.

Así comenzó Chávez, con un “discurso anti todo” y “que se vayan todos”. Para luego instaurar el régimen totalitario, criminal y corrupto que ahora perpetra Maduro.

TAMBIÉN PUEDES LEER: