OPINIÓN | #TípicadePeruanos: hacer los Panamericanos bien, por Julio Schiappa

Un proceso de organiza­ción ya en curso, que im­plica compromisos entre países, además de nuestra presencia activa no puede ser interrumpido. No es propio de Estados serios.

Por: Julio Schiappa

No dejan de tener algo de razón los profetas del libe­ralismo radical, y algunos políticos, cuando se preguntan si vale o no la pena asumir los Juegos Pa­namericanos 2019.

La pregunta lanzada por un columnista de El Co­mercio, y el eco de su ba­rra de seguidores, desafía las leyes que rigen la física. Es como apagar el motor de un auto en plena com­petencia y querer ganar la carrera. O tirar la raqueta al suelo y quererse llevar la Copa Davis.

Un proceso de organiza­ción ya en curso, que im­plica compromisos entre países, además de nuestra presencia activa en las or­ganizaciones que rigen las competiciones olímpicas y panamericanas, no puede ser interrumpido unilate­ralmente. No es propio de gobiernos y Estados serios.

Es evidente que tienen tanta responsabilidad los notables y bien intencio­nados políticos como el gobierno anterior del país, y los dos últimos alcaldes de la ciudad de Lima, en no haber levantado la voz y el dedo en protesta por la parálisis del comité or­ganizador, generado por las falta de decisiones del Estado. No dieron la pla­ta ni tuvieron una actitud responsable con la organi­zación del evento depor­tivo más importante del continente.

Como señalaría el clá­sico de los hashtags: #Tí­picadePeruanos “pitear cuando no dijiste nada du­rante 3 años”.

Los Juegos Panamerica­nos, además, no son las se­manas de desarrollo de un gran evento deportivo vis­to por 1000 millones de personas en las TV de todo el mundo. Son una cade­na de eventos deportivos y culturales, en los que el ta­lento físico y artístico son puestos a prueba, como en los juegos griegos que le dieron origen.

Se trata, además, que la ciudad de Lima se que­de con una herencia de infraestructura deporti­va usada para los juegos. Y esta movilización para jugar deportes requiere creatividad, empuje y aga­llas, en suma pasión pura. Nada de eso se ha visto en el gobierno 2011-2016, y menos en los alcaldes de distritos y provincias de Lima, a excepción de los de San Isidro, San Miguel y Miraflores, quienes han insistido en comprometer a sus comunas con los Pa­namericanos.

Creo que no lleva al país a ningún lado hacerle caso a los cangrejos en este tema. Caminar hacia atrás es un enorme riesgo de imagen y nos pondría entre los paí­ses inviables en la lista de naciones del mundo.

¿No tiene Lima una opor­tunidad, con los Paname­ricanos, de volverse una marca de brillo mundial y crecer como centro turís­tico y de negocios? Cam­biemos de hashtag: #Típi­codePeruanos: hacer los Panamericanos bien.

TAMBIÉN LEE:

TAMBIÉN PUEDES LEER: