OPINIÓN | Jorge Villena: Con mis hijos no te metas

Marcharemos por nuestro derecho a decidir sobre la educación y valores de nuestros hijos y para no terminar como España, donde ofrecieron tolerancia y diversidad, pero...

Por Jorge Villena

@jorgevillenal

Esta tarde será la gran Marcha Nacional “Con Mis Hijos No Te Metas”, demostración democrática y masiva de rechazo a la incorporación de conceptos de Ideología de Género en el currículo educativo, que, aunque la nieguen, es una ideología, pues son conceptos que carecen de fundamento científico; es de género, pues afirma que los seres humanos no tienen un sexo sino un género, que lo vamos construyendo socialmente.

Estas ideas desafían la naturaleza, la biología y el sentido común. En España comenzaron así, presentándose como un pensamiento vanguardista, inofensivo, que buscaba tolerancia y respeto a la diversidad, cuando ganó el partido izquierdista con Rodríguez Zapatero, impulsó el paquete completo de medidas, incorporando conceptos de ideología de género en la legislación para, a partir de ahí, incluirlo en las escuelas.

Así empezó el proceso de “ingeniería social”. Luego de aprobar el matrimonio homosexual que incluye la adopción, aprobaron el divorcio “express”, para que los matrimonios solo duren lo que dura el placer; el aborto hasta la semana 14. Según cifras oficiales del Ministerio de Sanidad, en 1986 se registró 400 abortos, en el 2015 más de 100 mil. Con la ley de violencia de género, solo basta el testimonio de la mujer para tomar preso al varón heterosexual y le embarguen sus bienes. Según cifras oficiales, el 80% de casos acaban en desistimiento o absolución.

Esta semana, una asociación sacó a la calle un bus con un aviso: “Los niños tienen pene y las niñas tienen vulva”. Los medios convencionales denunciaron esto como discriminación a la comunidad transgénero. La alcaldesa de Madrid incautó el bus, políticos e intelectuales pedían aplicar leyes contra “los discursos de odio”. Sí, querido lector, hacia eso “avanzó” España.

Hoy no marcharán las celebridades, ni los poderosos de la prensa, tampoco estará nuestra falsa elite intelectual. Hoy marcharán millones de anónimos padres de familia, que no cobran ni un sol por apoyar esta causa, marcharemos por nuestro derecho a decidir sobre la educación y valores de nuestros hijos y para no terminar como España, donde ofrecieron tolerancia y diversidad, pero instalaron una dictadura del pensamiento único que incluye una inquisición políticamente correcta.

TAMBIÉN LEE

TAMBIÉN PUEDES LEER: